Matas o la corrupción que tanto nos gusta

El gobierno de nuestra comunidad autónoma ha tenido cinco presidentes. A saber: Gabriel Cañellas (1983-1995), Cristòfol Soler (1995-1996), Jaume Matas (1996-1999 y 2003-2007), Francesc Antich (1999-2003 y 2007-2011) y José Ramón Bauzá (2011). De ellos, uno (Soler) solamente gobernó durante diez meses. Así que podría decirse que de veras son cuatro. Aunque limando todavía más, Bauzá lleva tan poco que para hablar propiamente en pasado deberíamos decir que hemos tenido tres que han gobernado suficiente tiempo como para valorarlos: Cañellas, Matas y Antich. El primero estuvo al frente del ejecutivo doce años, el segundo siete y el tercero ocho. Pues bien, de los tres, dos han acabado en el banquillo de los acusados por la corrupción política. El primero, Cañellas, se salvó porque el delito había prescrito. El segundo ha empezado su largo vía crucis judicial este mes de enero. Al margen de lo que ocurra con Matas en el juicio –o en sus juicios, puesto que puede acabar juzgado en bastantes de las 24 piezas separadas que están abiertas del caso Palma Arena, por únicamente dos que se han archivado-, lo que deberíamos preguntarnos, como sociedad política que somos, es qué tenemos que hemos creado esos dos presidentes. Cómo puede ser que sumen ellos 19 años de presidencia autonómica bajo sospecha. Porque es lícito que estén bajo sospecha todos sus años –siempre les acompañaron los escándalos a pesar de que la justicia solamente investigó unos pocos-, que resultan la inmensa mayoría de los 28 años transcurridos entre 1983 y 2011. O sea que la mayor parte del tiempo de gestión autonómica en Baleares puede lícitamente considerarse bajo sospecha.
Pero es que no solamente el PP es el responsable de la corrupción. Porque como por todos es sabido el PSOE tiene el dudoso honor de ser el único partido que presentó un imputado por presunta corrupción a las elecciones autonómicas de mayo pasado y que hoy es el único diputado imputado del Parlamento balear. O qué decir de la sin igual UM que fue el partido con proporcionalmente más presuntos corruptos de la historia; tanto que acabó por desaparecer bajo su peso.
Aquí, con la corrupción política, hay alguna responsabilidad que trasciende a los partidos políticos. Por supuesto que éstos son responsables. Los que más. Pero también los ciudadanos deberíamos preguntarnos por qué hemos dejado que se llegue a este punto en el que pasamos la vergüenza de tener dos presidentes bajo sospecha, uno todavía en el banquillo, casi 400 imputados por corrupción política –en una región de solamente 1 millón de habitantes: ¡increíble!… pero cierto- y no pasa absolutamente nada. ¿Nos gusta la corrupción? Habrá que concluir que sí.

Etiquetas: , , , , ,

Acerca del autor

Miquel Payeras

Otras entradas por

Sitio web del autor

11

01 2012

4 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. Tomeu #
    1

    Creo que los políticos son un reflejo de la sociedad en la que vivimos. No es que nos guste o deje de gustar la corrupción. Es que somos corruptos sin más.

  2. es pardal asoleiat #
    2

    Tenemos lo que nos merecemos, los habitantes de estas islas prefieren tener a gente que saquea las Arcas, que tener gente que según ellos es poco decidida, e incluso a estos que son honrados les suelen llamra tontos, se han aconstumbrado tanto a que en su mayoria los politicos no son gente honrada, que cuando aparece uno que es integro, no les parece normal y no le votan, ellos prefieren estar tranquilos y sin problemas, con tal de que tengan trabajo, y aunque este trabajo sea en condiciones precarias y sin un futuro cierto, pan para hoy y hambre para mañana, asi veo esta Sociedad que va pasos agigantados al abismo.

  3. miguel #
    3

    Luego nos extrañamos que cuando vamos a Eurovisión no nos voten ni los vecinos, creo que tenemos un concepto demasiado alto de si mismos y bastante de cinismo, pero he comprobado cuando viajo por el mundo, que por algo nos tienen bien encasillados,aunque cuando estas fuera te molesta que te lo digan, luego aquí en casa te das cuenta que no les falta razón.El hecho de votar a un partido mayoritariamente después de toda la mierda que seguía saliendo sobre sus máximos responsables y aún no ha acabado, me parece muy lamentable y dice muy poco de la honradez y falta de valores morales de una mayoría de ciudadanos.

  4. miguel #
    4

    Me pregunto que deben pensar los políticos despues de la exculpación de Camps por un jurado popular??? hay comunidades donde la sociedad es tan corrupta que los políticos lo único que hacen es seguir ese comportamiento.Sí todos los delitos fuesen juzgados por un jurado popular no quedarían honrados libres.