Archivo de Octubre, 2012

La ultraderecha en TVE y las elecciones vascas

Vivir en un país, España, en el cual la televisión pública de todos los ciudadanos está secuestrada por un grupúsculo de extrema derecha incrustado en el PP resulta descorazonador. Hasta ahora era una mera sospecha. Por eso cabía la esperanza del yerro. Ya no. La sospecha ha mudado en absoluta certeza. Como orgullosamente TVE demostró la noche del día de las elecciones vascas.
La cobertura nocturna del resultado electoral de Bildu fue asquerosa. Así, sencilla y contundentemente. Lo más repugnante visto en una televisión pública desde hace decenios. No se trató de la simple y habitual manipulación a la que los engendros –que en todas partes pasa igual, dígase ETB, TV3, IB3, TVE…- televisivos supuestamente públicos –de presupuesto a golpe de nuestros impuestos, es lo único público que tienen- perpetran siempre. Esto fue muchísimo peor.
A la candidata del segundo partido en votos, EH-Bildu, se la cortó abruptamente, tras unos pocos segundos de conexión, para pasar al cuarto partido, curiosamente el PP. A ver: Bildu es una candidatura tan legal como el PP, el PSOE o cualquier otra que se presentase. Y tras una campaña electoral sin ejercer ninguna violencia, ni acto ilegal ninguno, con un comportamiento de los miembros de sus candidaturas exactamente igual al tenido por los candidatos del PP, PSOE o cualquier otro partido, han obtenido el resultado espectacular conocido. La televisión pública de todos los españoles -incluidos los que no querrían serlo, como la gente de Bildu- no tiene derecho a hurtar a la audiencia lo que dice la victoriosa cabeza de cartel de la segunda fuerza política del País Vasco. Simplemente: no tiene ese derecho. Bildu, o el PP, o el PSOE o cualquiera otra formación puede gustar o no, pero mientras sean legales deben ser tratadas por la televisión pública acorde a la representatividad social que tienen. En este caso, Bildu tiene más del doble de la representatividad que el PP. Sin embargo pata TVE merece PP más del triple de conexión en directo que el PP.
Además, los periodistas invitados a la tertulia eran todos menos uno de conocido sesgo derechista. ¿Eso es pluralidad? Otrosí: en ese aquelarre de opinión conservadora, se consideró como para lamentar los resultados vascos. Cada cual es libre de opinar lo quiera. Debe respetarse ese derecho. No así cabe respetar toda opinión. Mismamente ésta que lamenta el ejercicio de la democracia en el País Vasco. Esta no hay que respetarla: da asco y está a la altura de la dirección ultraderechista de TVE.

Etiquetas: , , ,

22

10 2012

España sin Cataluña

Lo de la separación de Cataluña del resto de España empieza a tomar visos de ser posible. Al menos a juzgar por la reacción en la corte de la villa capitalina. Borbón va de mal en peor, metiendo cada vez más la gamba, pero es que ahora ya se apunta al festival de despropósitos Borbón junior. Y si solamente fueran ellos…
El gobierno de Mariano Rajoy se ha dado cuenta de que en los centros de poder de Europa lo de la sacra unidad de destino en lo universal no les interesa en lo más mínimo. De ahí que haya implorado que la Unión se exprese con una sola voz. La suya, la del gobierno nacional español. Como si eso fuera a arreglar algo. Excepto dejar en evidencia tanto la debilidad neuronal propia como repartir por doquier certificado de validez de la segregación ajena. Lo comentó con certera acidez un diputado de ERC, dando las gracias al ejecutivo de Rajoy por haber inoculado así en todos los rincones de la Unión que la separación de Cataluña “va en serio”.
Pero de todos las actitudes y manifestaciones en relación a la polémica de Cataluña, la más sabrosa ha sido la del ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, quien dijo –y nadie le ha hecho rectificar- que sin Cataluña, España se vería abocada a salir del euro, a un desastre económico sin parangón y, en fin, a un situación que nos haría añorar la presente. Vamos, que cercenado el país de esa manera, el futuro patrio sería más negro que el betún.
No le falta razón, a Gallardón. Es por esto que en Madrid se ponen tan nerviosos. Porque saben que si Cataluña huyera, le seguiría País Vasco y, a medio plazo, otras regiones sin lugar a dudas también. Lo que quedaría sería tan pobre que, como bien nos reconoce el ministro de Justicia, el futuro sería muy, muy negro.

14

10 2012

Cataluña estado de la Unión

Hay que ver las ganas que tienen en Madrid –y en otros lugares de la más profunda España- de encontrar algún representante importante de la Unión Europea diciendo que si Cataluña se independizara de España quedaría ipso facto fuera de la Unión y, por tanto, abocada a un apocalipsis económico. Lo he leído un montón de veces, incluso a gente que se supone que tiene un cierto grado de información. Sin embargo no existe nada que permita suponer nada al respecto de una separación unilateral de un cacho de un país miembro. En ningún documento de la Unión hay algo previsto para esta contingencia.
Una persona tan representativa como Viviane Reding, comisaria de Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía, a quien se considera como número 2 de la Unión, tras Durao Barroso, ha sido entrevistada por el Diario de Sevilla en los términos siguientes: pregunta: “Cataluña plantea actualmente la posibilidad de independizarse. Pero si lo hace debería abandonar la UE y negociar su ingreso. Además, desde su salida habría un agujero en la libertad circulación de personas y bienes en la Unión”. Respuesta: “No querría inmiscuirme en asuntos de política española, pero no pienso ni por un segundo que Cataluña quiera dejar la UE. Conozco a los catalanes desde hace mucho tiempo, he sido una de las pocas personas no catalanas en recibir la Cruz de Sant Jordi, y sé que su sentimiento es profundamente europeo”.
Pregunta: “No le pregunto por la posibilidad de que Cataluña quiera o no ser parte de la UE, sino por el proceso que se abre cuando dejen de serlo. Lo dice la Convención de Viena: el Estado resultante de un Estado matriz abandonará todos los organismos internacionales en los que la matriz esté representada.
Respuesta: “Vamos, hombre, la legislación internacional no dice nada que se parezca a eso. Por favor, resuelvan sus problemas de política interna en España. Yo confío en la mentalidad europea de los catalanes”.
Es curioso a la vez que muy significativo que en la prensa nacional, más cuanto más a la derecha, no se haya recogido estas manifestaciones, que son un indicio de por dónde iría la Unión y los principales países europeos en caso de secesión unilateral de Cataluña.
Me parece que es bastante obvio que en Europa existe más de un poder al cual ya le iría la mar de bien que España se troceara en tres: País Vasco, Cataluña y lo que quedaría, o sea un país empobrecido del que otros trozos pugnarían por irse y dejar lo más atrasado solo.

04

10 2012