Archivo de Diciembre, 2013

El referéndum, Cataluña y España

Vivimos en un país cuyo Jefe del Estado dice, en su mensaje a la nación de las fiestas de invierno, que las instituciones deben comportase con “ejemplaridad”. Resulta que la que él representa es ejemplo de todo lo contrario. Es una pequeña muestra, solamente, de la profunda herida que tiene este país. No sé si mortal, pero desde luego sí muy grave. No me extraña nada que una parte mayoritaria de los representantes de los catalanes desee largarse. Crear su propio país. Y que los nacionalistas vascos les imiten.
Así que la insistencia nacionalista catalana de tirar adelante con el ya famoso referéndum se entiende. Cómo no iba a entenderse. El problema es que dudo que el gobierno nacional les deje hacerlo y, todavía mucho menos, irse. Ya lo he argumentado en alguna que otra ocasión: si España perdiera a Cataluña, inmediatamente después seguiría el mismo camino el País Vasco. Sólo con estas dos regiones volaría de España casi un cuarto del PIB. Lo cual condenaría al resto a la pobreza, y con la imperiosa necesidad de estrujar a lo poco que tendría a mano: nosotros, Canarias, Comunidad Valenciana y poco más. En fin, que la cuestión económica en verdad no es si Cataluña y/o País Vasco serían viables como estados independientes, que sin duda sí, sino si lo que quedara de España lo sería, que probablemente no. Por eso mismo mucho me temo que Madrid no dejará que Barcelona rompa.
Lo peor del caso es que no estoy muy seguro de si en Madrid realmente calibran con corrección lo que acontece en Cataluña. Me da la sensación de que se creen que anulando políticamente a Artur Mas –lo cual están consiguiendo- se acabará el problema. Y no creo que vaya a ser así, la verdad. Más bien Mas será sepultado por el frente independentista, y ante eso creo que Madrid no tiene ninguna solución. O al menos la actitud que está adoptando Mariano Rajoy da a entender que es así.
Esta forma de no hacer da como consecuencia que el problema va enquistándose cada vez más y que la solución sea progresivamente más difícil, si es que ya existe algún arreglo posible. Con lo cual crecen exponencialmente las probabilidades de que cuando se evite el referéndum pasen cosas que a nadie debieran interesar.
Las preguntas del referéndum son una tomadura de pelo. Una farsa a la democracia que complica todavía más el bucle catalán. Una muestra de cómo lo que mal empieza acostumbra a mal acabar. Bien haría Rajoy en no seguir más la misma estrategia fracasada de Mas –ganar tiempo-, que es lo único que ha hecho hasta ahora. Porque en su caso una equivocación de esa magnitud podría tener consecuencias dramáticas.

26

12 2013

EU, UPyD y PI

Los tres pequeños partidos ahora extraparlamentarios que aspiran razonablemente a estar presentes en 2015 en el Parlamento balear son Esquerra Unida, UPyD y el PI (Proposta per les Illes). Es razonable que aspiren a ello porque las encuestas les dan opciones serias de conseguirlo. Por este orden: EU, UPyD y PI.
Desde principios de 2012, un par de meses después de las elecciones generales de noviembre del año anterior, todos los sondeos han estado augurando que el bipartidismo recibirá en el futuro electoral un severo castigo. En toda España y también en Baleares. De lo cual se infería que partidos como los referidos se verían muy favorecidos. Es decir que los tres tendrían serias probabilidades de obtener escaños en la Cámara balear. De hecho la presunción se ha dado casi por hecho cierto entre no pocos periodistas, algunos políticos e interesados en general.
No obstante las presunciones y encuestas, en política no es conveniente dar nunca nada por hecho hasta que ha ocurrido. Tenemos por delante unas elecciones europeas, en junio próximo, que pueden desbaratar todos esos augurios. Porque esos comicios no sirven para nada. Todos lo sabemos. La Unión Europea es una enorme tomadura de pelo carísima, que supone un chollo para los eurodiputados –a partir de 6.500 al mes-, pero cuyo coste no se traduce en bienestar de los ciudadanos. Precisamente por eso mismo las elecciones al Parlamento continental suelen ser tomadas a chirigota por los pocos electores que se sienten impelidos a ejercer su derecho al voto. O sea que no hay que tomarse muy en serio este tipo de comicios.
Por este carácter de broma –macabra- que tienen las urnas europeas bien podría ser que este próximo año se convirtieran en el culo que recibiera las patadas que muchos electores querrían dar al PP y al PSOE a favor de los minoritarios. Es decir que se votaran opciones raras, minoritarias y algunas estrambóticas –no sería la primera vez: recuérdese el eurodiputado y delincuente Ruíz Mateos- a costa de los dos mayoritarios. Y que una vez satisfecha la rabia, luego, para el horizonte electoral serio, a otro año vista, 2015, en las elecciones autonómicas, locales y generales, el bipartidismo no resultara, ni por asomo, tan machacado como tantos creen que va a estar.
En resumen: ahora que se da generalmente casi por hecho, o sin casi, que UPyD, Esquerra Unida y el PI van a obtener representación al Parlamento balear, conviene atemperar la intensidad de esos análisis y ser conscientes de que queda mucho y, sobre todo, que antes que las urnas regionales van a abrirse las continentales.

10

12 2013