Ébola Marca España

Todo el triste y a la vez irritante episodio de la infección con el virus de Ébola de la ayudante de enfermería de Madrid deja en evidencia la cutrez de España. No por la pobre mujer, por supuesto. Porque aunque se equivocara o a pesar de que no siguiera el protocolo de seguridad no es ella la cuestión. En absoluto. Lo que es ruidosamente relevante es el papelillo del gobierno en todo este asunto, que ha colocado, una vez más, nuestro país en los medios de comunicación internacionales como sinónimo de incapacidad. Es decir, Marca España en estado puro.
Los graves errores del gobierno del PP se iniciaron con la repatriación de los dos religiosos condenados a muerte por el virus. ¿Por qué los trajeron? Nunca lo explicaron. ¿Hubiera hecho igual el PP de tratarse de cooperante no vaticanistas, de, pongamos por caso, profesionales sanitarios de Médicos Sin Fronteras? Lo dudo. El muy religioso gobierno del PP, ¿qué tipo de petición atendió con esas repatriaciones? Nunca tendremos la certeza, pero todos lo sabemos.
En Europa miraban con desconcierto el desparpajo español. No lo entendían. Pero y qué. Ellos no saben lo que nosotros sabemos: novios-de-la-muerte, con-dos-cojones y tal y cual. Si el gobierno de Estados Unidos se llevaba a su país a un par de infectados en África, cómo no íbamos a hacer nosotros lo mismo. Por favor. Las cancillerías de la Unión se encomendaban a sus dioses ante la desfachatez mesetaria, no en vano en nuestro país, al contrario que en EE.UU., Alemania y demás que han repatriado enfermos, tienen hospitales -en Norteamérica diez, nada menos- de máximo nivel de “seguridad biológica”. Aquí ninguno. Pero qué nos importaba a nosotros. Además, el gobierno de Rajoy lo dejó claro: los protocolos de seguridad eran absolutamente férreos y no habría ninguna filtración. El hecho de que un copiloto de una de las ambulancias, de la caravana que trasladó al primer enfermo al hospital desde Barajas, no llevara la mascarilla, todo agallas españolas él, fue motivo de chascarrillos pero nada más. Cierto: no era necesaria esa protección, pero dado que la imagen que se pretendía ofrecer consistía en esa seguridad peliculera, que alguien se la saltara y no pasase nada da justo tono a la seriedad del protocolo decidido.
En la Organización Mundial de la Salud no daban crédito. No en vano recomiendan que jamás, bajo ningún concepto, un paciente infectado con el virus de Ébola sea trasladado. Porque sus expertos explican que es la manera más segura de expandir la terrible enfermedad. Pero eso al gobierno español qué iba a importarle, por dios. Pues eso mismo: un carajo.
Siguiendo con el despliegue de alegre desafío al peligro, cuando en Dallas (Texas) se conoció un caso de contagiado llegado de África sin ser controlado, el gobierno federal obligó al estatal no solamente a aislar al sujeto -al que si salva la vida le van a meter en chirona de por ídem, por poner en peligro a sabiendas la seguridad pública-, sino a poner bajo “control oficial” -imagínense ustedes qué debe haber bajo esa expresión- a todo aquella persona -más de 140 individuos- que tuvieron el más mínimo contacto con él. Ese episodio alertó a toda Europa, porque demostró que alguien podía colarse enfermo y crear un caos. A toda, menos a España, claro. Aquí salió muestra magnífica ministra de Ébola para tranquilizar al personal asegurando que aunque alguien entrara enfermo “no puede” ocurrir un contagio. En ese momento la ayudante de enfermería ya estaba infectada.
Y para culminar todo esta fabulosa demostración de capacidad política, el lunes por la noche de nuevo refulgía nuestra insuperable Ana Mato, compareciendo para no dar ninguna explicación y a recomendarnos calma.
Todos nos pusimos histéricos, claro está.
Marca España.

Acerca del autor

Miquel Payeras

Otras entradas por

Sitio web del autor

08

10 2014

2 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. pep #
    1

    Apreciado Sr. Payeras, antes de difundir sandeces y falsedades, sin duda orientadas al descrédito de España, a cuya marca no parece tenerle ningún aprecio ni ganas, debería de informarse correctamente´:

    “La “Declaración del encuentro del Comité Internacional de Emergencia para Regulaciones Sanitarias relacionadas con el brote de ébola en África Occidental” (disponible aquí en inglés), de 8 de agosto, dice lo siguiente: “Los estados deben estar preparados para facilitar la evacuación y repatriación de nacionales (por ejemplo, trabajadores sanitarios) que hayan estado expuestos al ébola”.
    No obstante, el gabinete de Comunicación de la OMS recuerda que la repatriación “entra en el ámbito de cada estado soberano y un país no tiene por qué aceptar a las personas, incluyendo a sus propios ciudadanos, si así lo considera”.

  2. pep #
    2

    Siguiendo con su interesada desinformación, España, tanto en gobiernos socilistas como populares HA PAGADO suculentos rescates para liberar cooperantes españoles (catalanes también, por si quiere tomar esta deriva) de ONG no vaticanistas, como por ejemplo:
    – Ainhoa Fernández de Rincón y Enric Gonyalons secuestrados en Argelia y liberados en Mali (España paga y extradita preso yihadista)
    -Un grupo de guerrilleros colombianos secuestran en la Amazonía ecuatoriana a un grupo de cooperantes de la Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica, entre ellos el español Ander Mimenza, su hermana María Jesús y el esposo de ésta Jesús María Maguriagoicoetxea. Liberados tras suculento pago.
    -Secuestran a tres cooperantes españoles, miembros de “Barcelona-Acció Solidaria”, (Mauritania). Se trata de Albert Vilalta, Alicia Gámez y Roque Pascual, que viajaban en una caravana de cinco vehículos cuando fueron asaltados. España pagó y de vuelta a casa.

    Y finalmente, para completar su ridículo, no podía haber elegido peor ejemplo con MSF:

    -La médica española Mercedes García junto a la enfermera argentina Pilar Bauza, ambas cooperantes de MSF en Bossaso en la región semiautónoma de Puntlandia (Somalia). Ambas fueron liberadas el 2 de enero de 2008, tras permanecer secuestradas durante siete días por un grupo de milicianos, que exigían un rescate de 250.000 dólares.
    -Camino Villanueva Rodríguez, de Médicos sin Fronteras (MSF), que es puesta en libertad por guerrilleros de las FARC tras el correspondiente pago.

    Montserrat Serra y Blanca Thiebaut, las dos cooperantes españolas secuestradas en 2011 en el campo de refugiados keniano de Ifo, en el complejo de Dadaab, han sido liberadas este jueves, según han confirmado Médicos Sin Fronteras (MSF). Ambas, cooperantes de MSF, fueron secuestradas el 13 de octubre de 2011, cuando trabajaban en el campo de refugiados de Dadaab.

    Está claro que ha habido fallos, como en todas partes, pero no para sacar rédito político, y sobre todo NO JUSTIFICAN SU ALEGATO CONTRA ESPAÑA ni la Iglesia.

    Otro debate sería como tratar el tema, ¿dejamos en Africa que se pudran los nativos con la segura expansión incontrolada del virus?
    ¿mandamos personal sanitario para combatir el ébola y si se contagian mala suerte?
    Y antes de jugar a periodista, documéntese por favor