Somos políticamente raros

12

12 2014

Las cosas como son. Vivimos en un país raro. Todo el mundo político va de cráneo por un partido que todavía no se ha presentado a ninguna elección -lo de las europeas, todos lo sabemos, es de broma, debido a la elevadísima abstención-, que de hecho no puede decirse que aún existe formalmente y que, por si faltaba poco, antes de concurrir a comicios y de aparecer orgánicamente completo ya ha rectificado su ideario un montón de veces, el cual, por otro lado, es ignoto porque no lo ha presentado como tal. Y sin embargo las formaciones con representación y los periodistas nos pasamos el día hablando de Podemos. Cómo no concluir que estamos mal. O que somos raros.
En Baleares todavía vemos con más nitidez tanta rareza. Los políticos más progres decidieron elegir sus cabeza de cartel electoral a través de lo que llaman “primarias”. Elecciones internas a tal fin. Tanto el PSOE como Més tenían que demostrarnos que gracias a ese sistema de elección ellos eran más demócratas que nadie y que, además, iban a resultar enormemente fortalecidos. Pasan las respectivas “primarias” y menos mal que tenían que vigorizarlos: Més pierde uno de sus miembros y se monta un pitote de categoría, a la vez que el PSOE tiene a sus gentes de Palma preparándose para votar masivamente a Podemos en el Parlamento y no a Francina Armengol. Sin duda han sido un éxito las “primarias” de PSOE y Més. Que organicen otras más y el PP no tendrá por qué preocuparse de nada.
Para seguir con rarezas, el partido conservador, que ha tenido a lo largo de toda la legislatura follones de todo tipo especialmente en el sector educativo, con tres responsables de la consejería en tres años y medio, parecía haber encontrado en Núria Riera la calma y mano izquierda suficiente como para acabar en paz los cuatro años. Para nada. Ha tenido que provocar otro escándalo que puede derivar en los juzgados y que marcará los últimos meses de la legislatura. No se puede ser más raro. A este Govern le va la marcha dura. No hay duda.
En fin, como para negar que en este país y en nuestra región seamos políticamente raros.

Acerca del autor

Miquel Payeras

Otras entradas por

Sitio web del autor

La publicación de comentarios está cerrada.