Bergoglio, la religión y la libertad de expresión

El presidente del Vaticano, el argentino Jorge Mario Bergoglio, ha entrado a saco en el debate sobre libertad de expresión y religión, a cuenta de los atentados de París. Según el jefe del catolicismo la primera no puede incluir la ofensa. “Tenemos la obligación de tener esa libertad, pero sin ofender”, dijo a los periodistas. Y añadió: “No se puede hacer burla de la fe de los demás, la libertad de expresión tiene límites”.
Estamos ante un ejemplo muy claro de fundamentalismo religioso. Como cualquier imán, el jefe del Vaticano no entiende la separación entre creencias extraterrenales, que pertenecen al ámbito estricto de la intimidad del individuo, y la ley democrática, que afecta a todos los residentes en un mismo estado al margen de creencias de ese tipo que se tengan, si es que se tiene alguna.
Lo que dice Bergoglio ya lo han dicho no pocos excelsos representantes de la ultra derecha española y algunos de la derecha que aceptan la democracia pero a regañadientes. Todos, al igual que el argentino, pretenden que la libertad de expresión se mutile en nombre de posibles ofensas a la religión de cada cual. Pues no. En una democracia no debe existir tal límite.
Es cierto que en España, por no poner ejemplos ajenos, el artículo 525 del Código Penal sigue castigando la ofensa a las religiones. Para que luego digan de los radicales islámicos. Es verdad, existe, y la última vez que la ultra derecha quiso ponerlo en práctica fue contra el cómico, o algo así, Leo Bassi, en el año 2006. Este hombre al parecer se dedica profesionalmente a ofender a la gente de derechas. Lo cual me parece una muy triste manera de ganarse la vida. Como talmente me parecería quien lo hiciera con la de izquierda. O, simplemente, con la gente, sin más. Pero que sea un zafio mal actor no le convierte en un delincuente, ni aunque ofenda a algunos seguidores de determinadas creencias extraterrenales. En su caso, el juez encargado de tramitar la denuncia observó que dado que nuestro país es una democracia no había lugar a nada contra el tal Bassi porque le amparaba la libertad de expresión.
Doy gracias al dios que no existe por vivir en un país así. Más me gustaría, sin embargo, que ese funesto artículo del Código Penal desapareciese, no sea que alguien caiga en manos de un juez algo fachita y le cargue con “penas de ocho a doce meses” por escarnecer cualquier religión o, también, que eso igualmente lo tiene previsto el articulito, por “hacer escarnio, de palabra o por escrito, de quienes no profesan religión o creencia alguna”. Esto es como lo de los malos árbitros de fútbol. Que tras darse cuenta de haber cometido un error que perjudica a un equipo, van y pitan algo contra el otro para compensar. Ese vacuo intento de compensación para con los a dios gracias ateos connota que lo mejor que podría hacer el legislador con el dichoso artículo es borrarlo del Código Penal.
Y a Bergoglio, que alguien le dé alguna lección de democracia, que no parece entender en qué consiste.

Acerca del autor

Miquel Payeras

Otras entradas por

Sitio web del autor

16

01 2015

6 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. JORGE #
    1

    Presidente del Vaticano??? .Y esto??

  2. Cecilia #
    2

    Miguel Payeras… es complicado entender a un Papa que no habla tu lengua, que utiliza gestos, tonos de voz, expresiones en su manera de hablar que nunca comprenderías. Tienes que ver el vídeo del avión donde le preguntan acerca de los radicales religiosos, es allí donde él comenta que “hay personas que se ofenden cuando insultas su religión”, incluso pone el ej, de su madre “si insultan a mi madre les doy un puño” pero no lo dice en serio… tienes que verlo.
    En resumen, si eres periodista, que lo eres, deben de haberte enseñado la diferencia entre “mensaje” y “metamensaje”, estás ante un Papa latino, muy latino, donde tienes que aplicarte, insisto, mucho para no confundirte.

  3. Cecilia #
    3

    ahhh! me olvidé de comentarte algo Miquel, estoy harta de que personajillos de una pretendida “izquierda” espanyola nos “iluminen” con su postureo pseudo-laico, laicismo que dejan de lado a la hora de festejar Santos,Santas, etcetc, y para prueba sal a la calle ahora mismo.

  4. Joan J. #
    4

    Por qué no respetamos la libertad de expresión de todos? empezando por la del Papa? Comparar a Bergoglio con los imanes que llevan a su gente a matar a otra o a quemar iglesias, o a decapitar cristianos es realmente como poco muy insólito

  5. Joan-Estades-de-Moncaira-i-Bisbal #
    5

    Me da la impresión, y comprovado esta ello, que la sin duda lógica y merecida solidaridad hacia el semanario satirico Charlie Hebdo con ocasión del,obviamente nunca justificado ataque terrorista de cuyo letal resultado se han alegrado y reivindicado las organización islamistas más impresentables y extremistas; esta dando alas ahora a lo más extremista del agnosticismo y no digamos ya del ateismo para, en nombre de la sacrosanta libertad de expresión, soltar todo su veneno en contra del hecho religioso mismo.
    Y nada mejor ahora que aprovecharnos de lo dicho por el actual Papa para soltar tal veneno y decir cosas como que
    ” Estamos ante un ejemplo muy claro de fundamentalismo religioso. Como cualquier imán, el jefe del Vaticano no entiende la separación entre creencias”
    Pues no señor y lo admitamos o no tiene toda la razón y más que ella – sea uno creyente o no creyente – cuando el hombre llamado Jorge Bergoglio que ahora es el jefe de la Iglesia Católica Apostólica Romana con el nombre de Francisco dice: “No se puede hacer burla de la fe de los demás, la libertad de expresión tiene límites”.

  6. iman y no volveran #
    6

    SI hay limites a la libertad de expresión, empieza donde tu faltas al respeto del conciudadano, se confunde la libertad con el libertinage