Por qué Cataluña será independiente

Cataluña alcanzará su independencia de España porque el Estado es muy frágil y se muestra incapaz de hacer frente al reto separatista. Entra dentro de lo posible que a corto plazo las tonterías a cargo de Artur Mas y Cía no permita a ERC alcanzar sus objetivos. Sin embargo la marea social a favor de la segregación es tan amplia que hay que ser muy obtuso para suponer que vaya a remitir. No se trata sólo de que en Cataluña haya independentistas -que siempre los ha habido- sino de que existe mucha gente que no lo era y que sin ser nacionalista ha pasado a desear la separación, además de otro grupo también muy numeroso que no se siente en absoluto agredido ni molestado ante la idea de la segregación. De hecho, sólo los votantes de PP y Ciudadanos son españolizadores. Porque PSC, IC y los de Podemos con nombre raro, aun no siendo independentistas están a favor del “derecho a decidir”. La diferencia es importante pero cuando la ruptura del Estado vaya adelante en serio será un simple matiz, porque no van a oponerse.
Pero ni con todo este volumen de poder político la independencia catalana sería posible si no tuviera jugando a su favor al elemento más importante. La extrema debilidad del Estado. Lo prueba que ningún partido de ámbito nacional actúe a favor de su fortalecimiento. El PSOE no sabe qué hacer con España, dice ser federalista pero a menudo algunos de sus miembros relevantes -como Francina Armengol en Baleares o Ximo Puig en la Comunidad Valenciana- en verdad defienden la confederación, Pedro Sánchez dice un día una cosa y al otro lo contrario y no se despeina -ha llegado a gritar que él es “catalanista”, pobre hombre- y ya solamente una federación poderosa, la andaluza, es claramente españolista. En el PP aseguran que van a hacer cumplir la Constitución y las leyes, y uno no puede evitar sonreír ante la diferencia entre lo que dicen y (no) hacen siempre que gobiernan. Ciudadanos es un maniquí catalán cuya mera existencia demuestra que incluso el españolismo es diferente en Cataluña, lo cual debería bastar para que en Madrid entendieran lo que acontece, pero ni así. Y el resto de fuerzas de ámbito estatal son de izquierda, como Podemos y el PCE-IU, y reivindican el derecho de autodeterminación para Cataluña, o al menos lo defendía hasta hace escasos días la plataforma del Conductor Pablo Iglesias, aunque también es verdad que un Gran Líder como él cambia de opinión y no tiene por qué dar explicaciones a nadie, así que a saber qué defiende hoy al respecto de lo comentado. UPyD ya no “upeydea” nada. Y las aportaciones de la ultraderecha, como Vox, son de tan escaso calado que no cuentan (todavía). La consecuencia es que el panorama político tan frágil no cambiará pase lo que pase en las elecciones generales. De hecho, todo augura que como el futuro gobierno será mucho más débil que el actual la endeblez del Estado aumentará muy mucho en la próxima legislatura. En cualquier caso, lo de ahora es la consecuencia de una forma de hacer política que lleva practicándose 40 años y no mudará. Y no es sólo política: es imposible ver una selección española deportiva actuando en el País Vasco o Cataluña: ¿por qué?, la respuesta es obvia.
Por todo esto la debilidad del Estado es tan enorme y por esto mismo por tanto la independencia de Cataluña es inexorable, antes o después.

Acerca del autor

Miquel Payeras

Otras entradas por

Sitio web del autor

08

09 2015

5 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. Hector #
    1

    Excelente artículo, hacia mucho tiempo que no leía algo tan coherente y con tanta moderación emocional, simplemente exponiendo los hechos tal y como son.

    Brillante!

  2. Pepe Lagarto de Pinarejo. #
    2

    Aplaudo de forma categorica el articulo pero discrepo del autor.
    Cataluña nunca alcanzará la independencia de forma legal o ilegal, ni los propios catalanes ni el resto del estado español lo permitirán.
    Con los partidos politicos va a pasar lo mismos, nigun gran partido de ámbito nacional va a apoyar la independencia de una parte del territorio español.

  3. Miquel #
    3

    Lament molt haver-ho de dir però crec que, prest o tard, Catalunya s’independitzarà per la senzilla raó de que des de Madrid empenyen a la secessió i ni se’n donen compte. I és una vertaderea llàstima perquè una Espanya no uniformitzadora, respectuosa de totes les seves llengües i cultures (una espècie de Suíssa) hauria estat un gran país i Portugal mateix potser s’hi hauria volgut adherir.
    Però la intransigència colonial d’arrel castellana, importada amb els Borbons, ho ha Espanyat tot. Ámb la religió ja va passar una cosa semblant: Espanya no ha estat mai un país atractiu pels no catòlics com no ho és pels pobles no castellans i a Madrid ni se’n temem.
    Ja va passar igual amb la descolonització d’Amèrica: la Gran Bretanya se’n vanar del Canadà, Austràlia, Nova Zelanda, etc..per la porta gran, quedaren amics i la Reina ho és de tots aquests països. Espanya no entengué mai les ganes d’independència de les seves colònies i de per tot partí derrotada i amb la cova enmig de les cames. Nova fer ni una sola descolonització ben feta. I ara a nivell intern, la mateixa història. De pena.

  4. Johannes #
    4

    I Balears? Quin futur li preveus a Balears?

  5. Tomeu #
    5

    Es evidente que hay un gran número de personas en Cataluña que quieren la independencia del estado Español. Es normal desde que los nacionalistas han dominado la educación. Es lo que se enseña en las escuelas. Cuarenta años después del inicio de la democracia, los cachorros salidos de la cuna nacionalista ya son mayores y han crecido y multiplicado. Las mentiras sobre las que se ha alimentado su ego nacional ya son verdades de tanto repetirlas. Evidentemente la cosa no va a cambiar de signo haga lo que haga el gobierno central.
    Aquí vamos por el mismo camino. En las escuelas los “perros de camiseta verde” van adoctrinando a la juventud. Ya tenemos una presidente de Govern que es más catalana que mallorquina. Tenemos un futuro negro. No porque vayamos a ser independientes, sino por que nos meterán en el carro de los catalanes. Todos esos que ahora gritan que nos roban y se estiran de los pelos por deficit fiscal, estarán contentísimos de que los ladrones sean otros.