Otegi, esteladas, ultras, democacia y España

La visita de Arnaldo Otegi al Parlamento de Cataluña ha levantado críticas y muestras de irritación. Algunos de los que se han desgarrado las vestimentas deberían recapacitar y aprender usos democráticos. El candidato independentista a presidente regional vasco en las próximas elecciones autonómicas en aquella comunidad tiene sus asuntos penales pagados. Así que concurren en él todos los derechos. Incluido el de la elegibilidad. Por tanto es libre de hacer lo que desee en su intención de alcanzar el máximo posible de votos, incluido ir al Parlamento catalán para hacer ver que absorbe el independentismo pacífico y democrático. Da grima escuchar los chirridos de los que pretendiéndose demócratas desearían quitarle sus derechos y que pagara por su pasado el resto de la vida. Por cierto que ha pasado 6 años y medio en prisión por un delito, enaltecimiento del terrorismo, que en cualquier democracia con menos carencias que la nuestra no está penado porque se consideraría, con buen criterio, como un delito de opinión. Algo incompatible con la democracia. Y que este país todavía existe para oprobio general de los demócratas.

Al mismo tiempo hemos visto que la Delegación del Gobierno de Madrid ha prohibido la exhibición de banderas “esteladas” en el campo de fútbol en el que va a celebrarse este próximo domingo la final de la copa. Casi todos los mismos que han berreado contra la visita de Otegi han jaleado esta aberración gubernativa. La bandera independentista catalana no es anticonstitucional, como algún descerebrado ultra derechista ha llegado a escribir. Es perfectamente legal y la Constitución ampara su uso -como con cualquier otro símbolo- en la libertad de expresar la opinión que se quiera, por mucho que su significado sea la ruptura de la unidad española. Los obtusos derechistas de la Delegación del Gobierno del PP del Madrid no saben distinguir entre un símbolo independentista y uno ilegal, pretendiendo que ambos son sinónimos. No lo son por mucho que los ultras aúllen que sí.

Era sabido que nuestra democracia, por joven, tenía carencias que en otros países no se dan -ley de amnistía de franquistas, pacto de silencio sobre la monarquía creada por Franco, dificultades en la propia Constitución para hacer muy difícil su reforma, circunscripciones electorales anacrónicas…- pero se podía sobrellevar porque íbamos avanzando y creando las bases para futuros cambios que incorporarían a las leyes y a la Carta Magna la normalidad democrática. Sin embargo en los últimos tiempos se producen hechos como los referidos que más que muestras de evolución son pruebas de cómo está involucionando una parte de la derecha hacia posiciones cada vez más antidemocráticas.

Acerca del autor

Miquel Payeras

Otras entradas por

Sitio web del autor

19

05 2016

9 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. Jaume Pellicer #
    1

    Parece que no se ha leído la “hoja de servicios” de Otegi, que incluye una condena por secuestro y otra por pertenencia a banda armada en condición de dirigente. Leyendo este artículo parece que hablamos de un perseguido por su respetable opinión.

    Es una provocación que este sujeto se atreva a visitar la tierra que ETA castigó con el atentado de Hipercor, entre otros. Que se le reciba en el Parlament y que lo defiendan algunos periodistas es para hacérselo mirar…

  2. D. S. #
    2

    Sr. Payeras:
    No se si Inestrillas sigue en la cárcel,pero que diría usted de el si fuese invitado al parlamento español para hablar de su ideología y pedir el voto para un partido de extrema derecha, diría que esta en su derecho y que si ha pagado sus tropelías es un demócrata?

  3. L.B #
    3

    Resulta lamentable el posicionamiento de gran parte de la prensa en favor de posiciones que no tienen nada de democráticas y mucho menos de pacificas y hablo de Otegui y de los independentismos cocinados con los dineros del FLAC ambos muy anti españoles…Afortunadamente una parte de la sociedad no les hace el menor caso pese a ser bombardeados a diario por la mayoría de los medios que defienden esteladas en nombre de una mal entendida Libertad o a Otegui en nombre de una mal entendida política….Esos mismos medios son los que generan una reaccción de defensa en la derecha española….

  4. g #
    4

    Hoal

  5. Pablo #
    5

    Como se nota que ETA no te ha matado a ningún familiar. Pena y asco.

  6. da gracias que tu opinion no importa una mierda #
    6

    Si tuviese tiempo y dinero te ponía una querella por apología del terrorismo, llevándote hasta el Supremo si hiciese falta, solamente para que te acordases de este día y de este artículo que has escrito.

  7. mereces prisión #
    7

    ¿Has pedido perdón a los padres de los dos guardias civiles muertos en Palmanova a manos de ETA?

  8. mereces prisión #
    8

    Tu artículo es una vergüenza para las víctimas. ¡Pide perdón!

  9. Que ladren los de siempre #
    9

    La verdad es que no creo en absoluto en la idoneidad de que Otegui continúe en la política activa. Aunque ha rehecho su camino, reconociendo su error y pidiendo perdón a las víctimas, cosa que por cierto no han hecho los de los GAL ni los franquistas, también creo que es un representante de una época desgraciada y que mejor sería que dejase paso a caras nuevas, desvinculadas de todo aquello. No obstante, te doy toda la razón en lo desproporcionado e hipócrita de las reacciones de los de siempre, la derecha que sin moral ninguna ha utilizado en tantas ocasiones el terrorismo con fines partidistas. Y en cuanto a lo de las esteladas, lo acertado de tu artículo al respecto es tan evidente que no hace falta ni comentarlo.