Archivo de mayo, 2017

La España de Pedro Sánchez

27

05 2017

Antes de ser defenestrado, Pedro Sánchez defendió la unidad nacional española en un video el que una inmensa bandera española hacía de fondo de escenario y más tarde intentó pactar con los separatistas para pasar a asegurar, impertérrito, que de ninguna manera quiso pactar con ellos. Ahora, en la larga campaña por la elección a la secretaría general del PSOE, aseguró que estaba a favor de una reforma constitucional que convirtiera España en una nación de naciones, en un Estado plurinacional, para acto seguido aseverar que, en realidad, se refería a unas naciones “culturales” y a la plurinacionalidad “cultural”, fuere lo que fuere lo que quisiera decir, que nadie lo entendió. Insatisfecho aún con su proverbial incoherencia de nuevo ha hecho filtrar a los medios de comunicación que su equipo enmendará la ponencia política en el congreso federal del PSOE para que el partido defienda una reforma constitucional que imponga el Estado “plurinacional”, sin que se hayan dado más especificaciones sobre si se trata de la plurinacionalidad tal y como en teoría política se da por definida –el modelo confederal, unión voluntaria de iguales- o bien una interpretación libre de Sánchez y sus muchachos.

El recordatorio de hasta qué punto el secretario general del PSOE no se ve en absoluto lastrado por la coherencia y los principios es necesaria para entender que tratándose de él es imposible saber qué opinará mañana sobre nada en general y en particular al respecto de qué tipo de Estado quiere. No obstante se puede argüir que cuando llegue a la presidencia del gobierno –y llegará- este país es muy probable que cambie profundamente. Nadie puede saber en qué, ni cómo, pero todos sabemos en el fondo de nuestro ser que el líder socialista es tan moderno, tan neo, que cualquier referencia pasada no sirve como elemento comparativo que nos pueda dar una remota idea de la forma que tendrá de presidir el Consejo de Ministros. Un gobierno suyo con Pablo Iglesias de vicepresidente, algunos de esos fantasmas de Podemos en ministerios clave con el apoyo de los nacionalistas post referéndum de segregación a buen seguro que hará las delicias de los periodistas. Es la única certeza que tenemos sobre Sánchez.

La idiota carrera suicida del PSOE

11

05 2017

 

El grado de virulencia de la campaña electoral interna para elegir a quien ocupará la secretaría general está dejando heridas muy profundas en el PSOE. Que no parece que vayan a poder curarse. Decía hace poco Sofía Herranz, ibicenca del equipo de Pedro Sánchez, que su proyecto y el de Susana Díaz son “antagónicos”. Qué hacen en un mismo partido personas con proyectos “antagónicos” da el tono exacto de hasta qué punto el PSOE tiene un problema muy serio. Además, los insultos, las descalificaciones gratuitas, las filtraciones interesadas a los medios de unos contra otros, la tensión bien a propósito creada, la sospecha de juego sucio por ambas partes… ayudan a sospechar que esta vez el Partido Socialista ha ido demasiado lejos en sus tradicionales guerras internas.

No sólo es que se hayan excedido todos, es que además han elegido el peor momento para desmelenarse de esta manera. Hasta las elecciones presidenciales francesas los socialistas argumentaban que su partido no es comparable al PASOK, el socialdemócrata griego, porque tiene mucha más historia, militantes, poder institucional, estructura orgánica y votos. Sin duda. El problema es que desde el pasado domingo día 7 de mayo el Partido Socialista francés le ha dado un nuevo norte para ilustrar su potencial futuro: partido de raigambre acendrada, alto nivel de voto, poder institucional máximo en ejercicio… se abandona a unas delirantes elecciones internas que se convierten en una carrera disparatada en la que lo que importa a todos los contendientes es, ante todo, destrozar al enemigo -es decir, al compañero de militancia que desea ser candidato- antes que fortalecerse mútuamente para vencer al adversario -la derecha externa-, con el resultado conocido. Un mísero 6,3% del voto. Cierto: en primera vuelta. Seguramente para las elecciones legislativas pueda recuperar algo. Pero el golpe está ahí y ha dejado al borde de la muerte al otrora poderoso PSF.

El camino que está siguiendo el PSOE se parece mucho al de sus colegas franceses. La animadversión mutua entre Pedro Sánchez y Susana Díaz, el impulso de los dos a la polarización salvaje, pasional y sin razonamientos, la incapacidad de ambos de mantener el mínimo de dignidad propia, respeto a la militancia y educación ante los ciudadanos, parece dejarles sin raciocinio para comprender que cada voto de afiliado que ganan puede traducirse en la pérdida de muchos más sufragios al PSOE, los de esos ciudadanos progresistas estupefactos ante tanta suicida idiotez.