España y Baleares sin Cataluña

Se habla día sí y día también sobre qué pasaría con una Cataluña independiente. De si tendría recursos suficientes o no para funcionar como un Estado serio. Para unos esto es un imposible y el nuevo país acabaría siendo un desastre económico y un drama social. Para otros sería poco menos que el paraíso con dinero de sobras y felicidad general. Quién sabe. De lo que nadie parece preocuparse es qué pasaría con la España que quedaría. Y a efectos regionales nuestros, qué pasaría con Baleares.

De entrada cualquier país que sufriera la amputación de un 19% de su PIB, como sería el caso, recibiría un golpe brutal a su economía en general y a sus presupuestos sociales en particular. Para hacerse una idea: Venezuela, gracias a la gran gestión de ese estadista universal que es Maduro, liquidó un 18% de su PIB en 2016, con el resultado por todos conocido. Si bien es cierto que ese pobre país rico ya venía de caídas grandes en años anteriores debido a la ineficacia corrupta del neo comunismo en forma de populismo que lo destroza desde hace tiempo, el golpe de casi un quinto del año pasado significó un golpe terrible y hundió el sistema de asistencia pública a la población más necesitada. No sería lo mismo en España, por supuesto, porque la situación de partida no puede compararse, pero la pérdida de casi un 20% supondría que quedarían en riesgo de, como poco, disminución severa las pensiones, la sanidad universal y la educación tal y como las conocemos.

Pero, claro, no es creíble que se fuera Cataluña y el País Vasco no le siguiera a corto plazo: un 6% del PIB. O sea que ya nos pondríamos más o menos con una derrama del 25%. A lo que en caso de añadírsele el casi 2% de Navarra, nada menos que España perdería el 27% de las aportaciones a su PIB. Entraríamos entonces en un nivel de drama que debería catalogarse de simplemente como catastrófico.

En esas circunstancias, sobre las regiones económicamente más dinámicas caería la responsabilidad de intentar evitar la ruina. ¿Adivinan el resultado? En efecto: más impuestos para todos pero en especial para nosotros los baleáricos, no en vano somos la región en la que más actividad económica relativa –en relación a la población- existe, lo cual queda en evidencia por el crecimiento que vamos registrando en estos últimos año, en el aumento de población por la inmigración…

En resumen, al margen de lo que cada cual piense sobre si Cataluña tiene o no derecho a independizarse y de qué pasaría con ese nuevo potencial Estado, lo más relevante es el enorme golpe que recibiría la economía española. Por eso nunca España dejará partir a su 19% del PIB. Al menos, sin que medien muchos muertos.

Acerca del autor

Miquel Payeras

Otras entradas por

Sitio web del autor

07

10 2017

1 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. Tomeu #
    1

    Que si, habría un recorte en el PIB … y que … también nos quitaríamos de encima a la panda de ladrones que mandan allí. Por que no habría “los recursos” catalanes, pero tampoco los gastos.

    Según mi punto de vista, sería más complejo. Que pasa con los productos catalanes que se venden en el resto de España? Se encarecerían por los aranceles fronterizos o no habría? Si no se compra a Cataluña … a quien y a que precio? Y que pasa con ese PIB que se está viendo que deja Cataluña y viene a España para quedar en la Comunidad Europea y en el Euro?



Tu comentario