Archivo de febrero, 2018

Por la libertad de expresión: ¡Libertad para Valtonyc!

25

02 2018

España es un país que tiene todavía carencias democráticas serias. Una de ellas hace referencia a todo lo relacionado con la libertad de expresión, severamente mermada por delitos delirantes que no son imaginables en cualquier otra democracia. Por ejemplo, enaltecimiento del terrorismo, injurias y calumnias al jefe del Estado y /o consorte, e ídem a la religión católica, entre otros previstos penales que son una barbaridad porque amordazan la capacidad de expresarse libremente del ciudadano.

Se debería entender de una vez que nadie ni nada está por encima del resto de ciudadanos en una democracia y que Borbón no merece más respeto que Rajoy, Sánchez o nuestro vecino. No somos súbditos de nadie. Somos ciudadanos. Y así las leyes deberían tratarnos. No de la forma injusta en la que se nos trata al dar un exceso de protección claramente antidemocrático a ciertos ámbitos. Cuyo origen hay que buscar en la excepcionalidad, que se lleva siempre mal con la democracia. Porque en efecto es excepcional la protección al jefe del Estado español. Si existieran las mismas aberrantes normas liberticidas en Estados Unidos, medio país habría sido enjaulado en el último año. Lo es asimismo el blindaje a los de la religión del Vaticano, pues ni ellos ni ningún otro seguidor de cualquiera de los múltiples dioses a los que se adoran en el mundo merecen nada más que su derecho a expresar su respectiva adoración libremente. Y por supuesto que es excepcional el enaltecimiento del terrorismo, figura metida con calzador en la ley –denostada por toda Europa, junto a la protección de los Borbones, por cierto, por su imposible acomodo al mínimo sentir democrático- como respuesta al fenómeno violento etarra, que no por comprensible evita su perversa naturaleza al cercenar la libertad de expresión.

En suma, España no es un país que carezca de libertad de expresión, ni está en juego la esencia democrática, pero sí es cierto que episodios como la sentencia absurda, delirante e impropia de una democracia contra Valtonyc demuestran que todavía tenemos asignaturas pendientes importantes para homologarnos a nuestras vecinas europeas.

O sea: ¡libertad para Valtonyc!

La confederación ibérica después del 155

09

02 2018

Según el gobierno nacional, enseguida que haya un nuevo ejecutivo en Barcelona quedará sin efecto el artículo 155 y la Generalidad catalana volverá a estar en manos de los independentistas. Formalmente. Porque de hecho no ha dejado de estarlo ni un segundo desde que se activó supuestamente la famosa intervención. Cierto es que no está en manos de Fuigdemont y compañía, pero sí en las de sus segundos y terceros de a bordo que han seguido marcando el rumbo.

Es inevitable preguntarse si tanto escándalo habrá servido para algo. Todo el mundo conoce la respuesta. Entonces, ¿a qué vino? Ahí ya las variantes interpretativos se acumulan, pero va abriéndose camino cada vez con más intensidad la opción de pensar que a lo único que han podido llegar Rajoy, Borbón, Sánchez, Rivera, los generales y el Íbex ha sido a intentar convencer a la España profunda de que han hecho algo intenso e importante, aunque la pretensión quedará en evidencia cuando, dentro de unos meses, se pueda analizar fríamente todo lo acontecido.

Debe ser demoledor para los unionistas ver como meter en la cárcel a unos y que se fuguen los otros no habrá conducido a nada más que a su sustitución por otros tan o más independentistas de la vía unilateral que pondrán en práctica cuando crean oportuno, porque el Estado ha sido incapaz de volver atrás ni uno solo de los vectores de actuación separatista que condujeron al escarceo de octubre, claramente usado por el secesionismo a modo de test. Ahora ya saben qué hacer y qué no la próxima vez. El Estado, por su lado, está de los nervios sin saber qué hará ni cuándo el independentismo.

La conclusión lógica de todo este episodio la ha dado el PNV. Que ha recomendado a Madrid que si quiere mantener la formal unidad nacional reconozca, vía reforma de la Constitución, una especie de confederación ibérica, con tres naciones –España, Cataluña y País Vasco- en pie de igualdad. Dado que el Estado ha demostrado ser incapaz de rectificar la no existencia de España en Cataluña, igual que pasa en las Vascongadas, lo de la confederación se barrunta como la única salida airosa. Aunque sea el preludio de una futura separación entre las tres naciones, algo que al menos de esta forma se aplazará hasta un futuro en el que ya no quedará en activo ninguno de los políticos de ahora. Y a los que les toque –pensarán Rajoy y compañía-, que apechuguen.