Archivo de mayo, 2018

La censura, Sánchez y el futuro de España

26

05 2018

En Europa y Estados Unidos se tiene claro que Mariano Rajoy ha usado la cuestión catalana, al menos en parte, para tapar los innumerables casos de corrupción que lastran no sólo a su gobierno y a su PP sino, lo que es mucho peor, a todo el país. A eso que ha venido en llamarse la Marca España. En efecto, los grandes medios de comunicación como The New York Times, Washington Post, The Times, The Guardian, Le Monde, Le Soir, La Stampa, Corriere della sera, Der Spiegel, Frankfurter Allgemeine Zeitung, entre muchos otros, no dudan de esa voluntad y de la consecuencia para el menguante prestigio español. Así puede leerse en editoriales, artículos de opinión y análisis que se pueden consultar aunque no se lea en esos idiomas a través de la traducción automática, que hoy en día permite algo más que comprender el sentido general del escrito.

Que ahora Mariano Rajoy esté bajo la guillotina política de una moción de censura no extraña a nadie, en el mundo, por tanto, dado el enorme volumen de corrupción que lo sepulta. Algunos medios, por ahí fuera, se preguntan que por qué ha tardado tanto el líder socialista en dar el paso. Porque la ventana de oportunidad se le ha abierto ahora, deberían explicarles sus corresponsales en Madrid. Lo relevante de toda esta historia ha sido pillado por analistas y editorialistas de los medios internacionales que concluyen que un presidente socialista al frente de un gobierno “provisional” –hasta las siguientes elecciones, se entiende- podría “encarrilar” la cuestión catalana mejor, dado que no estaría atado por la corrupción, al contrario de lo que pasa con Rajoy.

No es mal análisis. Al menos es verdad que Sánchez podría abrir canales de diálogo con los separatistas y dado que el socialista no tienen ningún principio ideológico ni político al que respetar -bien que lo ha demostrado- no le sería difícil incluso llegar a acuerdos para que al menos la situación en Cataluña no se degrade más.

Claro que para que esto pudiera darse tendría que prosperar la moción de censura. Lo que no será fácil. Dependerá, cómo no, del PNV. Y como los nacionalistas vascos han demostrado ser más sibilinos que los catalanes no nos enteraremos de lo que pudieran haber pactado en secreto hasta que los hechos consumados nos lo alumbraran. No obstante, algo en verdad podría verse bajo los focos públicos: un gobierno de Sánchez, con apoyo de todos los nacionalistas, separatistas y Podemos podría al menos iniciar en comisión parlamentaria un foro de debate, serio, sobre la reforma constitucional como alternativa a la secesión primero catalana y, luego, vasca. Es la única solución posible. Nadie sabe si ya se está a tiempo. Pero si se está, ésa es la única solución. La suma de PP y Ciudadanos hace inviable ahora la reforma, pero no el comienzo del debate. Sería un pequeño paso para el Congreso, pero un gran paso para la unidad -reformada- de España.

De todos modos hay que repetir que la censura prosperará sólo si al PNV le interesa. Que si no, pues no. En este último caso la jugada podría tornársele en contra a Pedro Sánchez. Se habría arriesgado a ser tildado como poco de “traidor”, sin desmerecer la posibilidad de que en caso de fracaso le brotaran rebeliones internas, por querer aceptar los votos de los separatistas, y el resultado habría sido quedar bajo los cascos de los caballos a la carga de Ciudadanos.

Sin embargo, si se sale con la suya tendrá suficiente tiempo por delante –ya ha dicho que no convocará a urnas “de forma inmediata”- para dejar: a) al PP destrozado, en la oposición, peleándose unos contra otros y con la perentoria necesidad de buscar un nuevo líder, y todo en medio de la tormenta de encuestas negativas; b) a Podemos acotado a una posición menos que secundaria, por mucho que pudiera molestarle con iniciativas legislativa: el presidente sería Sánchez y por ende él sería la única referencia institucional de la izquierda, es decir la única alternativa de poder a la derecha, no Pablo Iglesias, y c) a Ciudadanos le habría roto el paso de lo que los naranjas suponían una plácida cabalgada militar hacia La Moncloa, pues debería reorganizar su estrategia y buscar su nueva ubicación para atacar a un PSOE muy crecido, algo que no sabría cómo hacer, al menos hasta pasados muchos meses, lo cual daría una significativa ventaja a los socialistas.

ETA, Rajoy y la nueva España sin Cataluña ni País Vasco

05

05 2018

El acto protocolario del fin de ETA ha servido para que emerja el debate sobre aquello de lo que tantos y tantos no quieren hablar: la política penitenciaria favorable a los asesinos.

El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, asegura que de ninguna manera habrá acercamiento de presos ni, mucho menos, trato de favor a los criminales etarras para que salgan en libertad antes de lo que les tocaría. Miente. Igual que miente cuando dice que no se ha producido nada de esto en los años que lleva al frente del ejecutivo.

Recordemos: tras la sentencia del caso Parrot en 2013 del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el gobierno del PP se apresuró a liberar a todos los etarras afectados por ella –entre otros presos- y se nos dijo que “no hay otro remedio”. Mentira. El artículo 15 de la Convención Europea de Derechos Humanos establece que se pueden suspender derechos civiles “en caso de guerra o en caso de otro peligro que amenace la vida de la nación” –la negrita es mía-, que es el supuesto al que por ejemplo se acogió muchas veces el gobierno de Londres para hacer oídos sordos y no acatar de forma inmediata sentencias del susodicho tribunal, sobre todo -aunque no siempre- relacionadas con el terrorismo del IRA. Rajoy podría haber optado por una vía semejante invocando la excepcionalidad de la doctrina Parrot por “la amenaza a la nación” que implicaba el terrorismo de ETA, no tanto para incumplir la sentencia cuanto para retrasarla, años incluso, y no habría pasado nada. Sin embargo tardó escasos días en liberar etarras. ¿Por qué?

En efecto: tienen ustedes razón, si son malpensados y han contestado lo único posible.

Así que por tanto a partir de ahora se iniciará, y es bueno que así sea porque no existe otro camino, un proceso largo de iniciativas discretas que tenderán a, primero, acercar presos etarras al País Vasco y, segundo, a excarcelarlos, siempre, eso sí, con alguna excusa legal al estilo sentencia europea contra la doctrina Parrot o cualquier otra, mismamente la llamada Vía Nanclares: pedir perdón de forma individual, sin necesidad de acto de contrición pública, y acogerse a beneficios penitenciarios e incluso al indulto.

¿Cuánto durará este proceso? No se sabe, pero sí cuándo comenzará. En la próxima reunión del Pacto Antiterrorista, que ya se ha anunciado su convocatoria, en la que habrá alguna parte que pedirá el acercamiento de presos. No se aceptará formalmente pero en la práctica será sin duda el comienzo.

Sea cuando sea que termine el proceso, los asesinos acabarán en la calle, la mayoría de ellos antes de que cumplan el total de sus condenas. Y el País Vasco se normalizará políticamente al fin de forma absoluta. A la sazón, qué duda puede caber, ya hará tiempo que no habrá políticos catalanes presos –si los asesinos son liberados, cómo iba a mantenerse encerrada a gente pacífica-, y, más importante, este independentismo ya dispondrá de un nuevo encaje en España, semejante al vasco.

Una vez que País Vasco y Cataluña estén casi a la par en autogobierno, a años luz del resto de autonomías, acabarán el trabajo de hacer desaparecer todo lo que sea español en sus territorios –fase casi ya terminada en Euskadi y que avanza rápida en el Principado- excepto la representación simbólica de las instituciones nacionales.

A la sazón España será incapaz de hacer frente a una ofensiva separadora que al alimón las dos naciones pongan en marcha. ¿Cuándo ocurrirá? No se puede saber. Pero el calendario no es de décadas