Dani Mateo, Hazte Oír y la libertad de expresión

23

11 2018

Existe una conexión evidente entre el caso de las persecuciones contra el humorista Dani Mateo y contra la conferencia de hace un par de semanas en Palma de Hazte Oír. Son sólo dos ejemplos entre otros muchos que se están produciendo en los últimos años en este país. Vivimos momentos de zozobra en la que los totalitarios,de derecha e izquierda, están avanzando en su cruzada contra las libertades en general y en concreto en contra de la de expresión, su primer objetivo a batir a base de intentar arrinconarla cada vez más.

Es irritante que la presión ultraderechista consiga  – de nuevo – que un juez abra diligencias por la actuación de un teatrero – que esto y no otra cosa es el humorista en cuestión – durante su espectáculo. Son estas cosas las que dan alas al movimiento negro que en España representa Vox. Salvando las diferencias entre los hechos, la saña con la que la ultraderecha ha perseguido a Dani Mateo por sonarse los mocos con la bandera española comparte su odio haciala libertad de expresión con la ultraizquierda que quería conculcar el derecho a expresarse de Hazte Oír en Palma.

El primer caso es otro de los derivados de la existencia de unos delitos aberrantes en democracia, como los que hacen referencia a la protección absurda de la Jefatura del Estado – a la que se trata como cuasi sagrada en lugar de lo que es, una institución política aunque su titular no lo sea por elección ni méritos sino por herencia –, a la de las creencias extraterrenales – de las ofensas contra las cuales casi siempre se concreta en una sola de ellas, la católica, qué curioso –, a los símbolos nacionales y a la persecución del enaltecimiento del terrorismo – que es el peor de los instrumentos contra la libertad de pensamiento – … Ninguno de estos delitos, por mucho que se mienta al respecto, tiene parangón en los países más democráticos, al menos no en la intensidad represora que aquí se perpetra y que fuera de nuestras fronteras – si se duda, léase las sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos al respecto de decisiones judiciales españolas que se han rectificado: la quema de la foto de Borbón, por ejemplo – se considera incompatible con un régimen de libertades de veras. No sólo en Europa. Si algo así existiera en Estados Unidos – como servidor ya he argumentado otras veces – medio país estaría en la cárcel, con lo que le han dicho, y dicen, a Trump. Allí su Tribunal Supremo – envidia da – sentenció que la quema de la bandera nacional está amparada por la libertad de expresión. Fingir sonarse los mocos con la de aquí supone abrir diligencias judiciales. ¿Es que no vemos por el contraste la creciente putrefacción democrática que padecemos?

Pero si sólo fuera esto, pues, bueno, habría esperanzas de revertirlo. El problema, gravísimo, es que aquellos que dicen estar a favor de acabar con esta represión no es que no lo hagan, es que aumentan los instrumentos para perseguirla. Ahí está para probarlo ese delito de “odio” contra las minorías que se está intentando usar cada vez más de forma bastarda. Como lo intento la asociación Ben Amics contra Hazte Oír en Palma. Como si la derecha, e incluso la ultra, no tuviera derecho a la libertad de expresión. Pues la tiene. Aunque diga sandeces como las de Hazte Oír o destile, incluso, odio a la libertad de elección más íntima.

Ahora debería acabar citando la famosa frase –y repetida hasta el aburrimiento – de Winston Churchill sobre el derecho a expresarse como uno quiera y, sobre todo, reconociendo este derecho cuando no nos gusta lo que oímos, pero es que este político sólo fue una fachada creada luego de la Segunda Guerra Mundial a beneficio de la fantasía de haber ganado la democracia anglosajona el conflicto, cuando fue la dictadura soviética – otro ejemplo de cómo la propaganda puede convertir una obviedad en algo que no se note – la que derrotó a su hermano totalitario nazi. Así que me ahorro el esfuerzo. Prefiero acabar con la definición que hacía un amigo, ya hace mucho tiempo: “la libertad de expresión es vomitar al escuchar a un facha (sustitúyase, si place, por comunista), limpiarse la boca, contestarle y saber que el hecho de que les reconozcamos la libertad deasquearnos es lo que hace grande la democracia”. El mejor, con diferencia, de los sistemas políticos, como no dijo Churchill.

Acerca del autor

Miquel Payeras

Otras entradas por

Sitio web del autor

2 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. Tomeu #
    1

    Los que tienen la piel más fina con este tema son los de izquierdas, sin duda. Ellos pueden decir de todo pero no el resto. Todas esas minorías absolutas que exigen respeto y no respetan.

  2. Lucas #
    2

    Es curioso como se pone como ejemplo a EE.UU cuando les interesa y lo demonizan cuando no. En algunos estados de EE.UU existe la pena de muerte, esa que tanto persigue la izquierda. Pero ahora EE.UU, sirve como ejemplo de libertad de expresión. Lo malo, sr. Pyeras, no es que se suenen los mocos con la bandera de España, lo malo es que no se atrevan a hacerlo, por ejemplo, con la bandera del ISIS. Se sorprende, ud, de que casi todas las denuncias por ofensas a la religión sean contra la iglesia católica. ¿Cree, ud, que estos aladines izquierdosos de la democracia y libertades se atreverían, por ejemplo, a hacer bromas sobre la religión musulmana? Pues eso. Son unos valientes contra los que saben no les van a decapitar; Contra quienes se defienden son poco menos que unos gallinas, a pesar de que cuelguen a los homosexuales en una grúa en plaza pública; como ejemplo.



Tu comentario