La reforma del Código Penal, los presos y el futuro

24

01 2020

La posibilidad que el Gobierno de Pedro Sánchez busque, sea de forma directa –a través de un proyecto de ley– o indirecta -como proposición de ley presentada por el PSOE u otro grupo parlamentario, como el de Podemos-, una reforma del Código Penal ha suscitado una enorme polémica -y van… – por la intención, obvia, de reducir las penas a las que han sido condenados los dirigentes independentistas catalanes. Así, aplicando, como es de ley, la pena más favorable al reo, alcanzarían la plena libertad –contando que antes habrán tenido beneficios penitenciarios, como permisos u otros- mucho más pronto de lo que el horizonte de cada pena impuesta prevé ahora mismo. 

Es comprensible que el interés del Gobierno sea chocante para muchos españoles e incluso que otros consideren que es vergonzoso, pero no existe otro camino para intentar alcanzar una salida a lo que se vive en Cataluña. Cuando se trata de buscar obtener alternativa a un conflicto político, haya o no violencia de por medio, la negociación política es la única posibilidad, diga lo que diga la ley. Hay que tener un poco de perspectiva. La paz en el País Vasco sólo fue posible a cambio de la generosidad democrática de aceptar ir viendo a los terroristas por la calle. Sí, es duro para las víctimas y para cualquier demócrata. Pero es que no existe alternativa. Ocurrió igual en otros países. En Italia los líderes de las Brigadas Rojas cumplieron cárcel pero salieron más pronto de lo previsto por la generosidad democrática, lo mismo ocurrió en Alemania con terroristas de la Fracción del Ejército Rojo -si bien es cierto que sus tres principales líderes murieron en la cárcel en extrañas circunstancias– y por supuesto igual acontece en Gran Bretaña con los asesinos del IRA. Y remontémonos un poco antes: tras la Segunda Guerra Mundial la inmensa mayor parte de los homicidas nazis no fueron perseguidos y vivieron cómodamente en libertad hasta el fin de sus días en Alemania y Austria, igual que los fascistas en Italia y los criminales comunistas -tras la caída de las respectivas dictaduras- en Rusia, Lituania, Estonia, Serbia, Hungría, Polonia… No existe, no puede existir, futuro sin cerrar el pasado. Duro, sí, pero inevitable. 

Si en todos los países que padecieron estos movimientos políticos sanguinarios se ha ganado el futuro en paz y libertad a base de la extrema generosidad democrática, ¿cómo no iba España a perseguir el mismo objetivo en Cataluña a partir de igual generosidad si los separatistas no han usado la violencia? Por esto mismo con más razón, por supuesto. 

El “a por ellos” y los discursos ultra impostados tipo el de Borbón en octubre de 2017 pueden ser buenos para la digestión estomacal primaria, pero de ellos nunca en ningún país se ha obtenido nada en clave de futuro en libertad, democracia y en paz. 

En la España mesetaria existe una querencia evidente, que viene de antaño , a explicar la realidad que no se quiere asumir por la conjuración extranjera o quintacolumnista -y a menudo de ambas a la vez – que pretende sojuzgar la sagrada soberanía nacional que para muchos, y como dijo en celebrada ocasión la ultra nacionalista Esperanza Aguirre, “tiene 3.000 años de historia”. Todavía resuenan ecos de delirios imperiales. Una parte de los políticos que hacen carrera en la Villa y Corte nunca han asumido -todavía hoy- la que fue dramática pérdida del imperio y, mucho menos, de las últimas colonias en 1898: ahí está como prueba el éxito editorial de la fantasiosa novela de María Elvira Roca “Imperiofobia y leyenda negra”-

Déjense al margen las quimeras nacionalistas de un lado y otro – “Cataluña tiene mil años” es la tontería hermanada con la de Aguirre –, las ansias de sometimiento del nacionalismo catalán y céntrese el interés nacional en aceptar la realidad: que hay que resolver la cuestión del encaje del País Vasco y Cataluña en el conjunto del Estado. Son diferentes políticamente y como tales hay que tratarlos. Y lo son no por razón lingüística, no por razón cultural, no por razón histórica, no por otra razón que la democrática de comprobar que en ambas regiones se vota diferente al resto del país desde siempre: ¿acaso no basta? Es así de sencillo. Acéptese la evidencia y actúese en consecuencia. Es lo más sencillo, justo y, sobre todo, necesario. 

Si se así se asume, la reforma del Código Penal es el primer paso para la consecución de una posible salida del bucle catalán que permita que luego, con tranquilidad y con el tiempo que sea necesario, ir a la búsqueda de una estructura de Estado razonablemente buena o, al menos, aceptable para todos. 

Acerca del autor

Miquel Payeras

Otras entradas por

Sitio web del autor

4 Agregá los tuyos ↓

El comentario superior es el más reciente

  1. manumenorca #
    1

    … totalmente de acuerdo… ya lo comentaba yo en mi círculo familiar y de amistades cuando exclamaban barbaridades por lo del procés y yo les afeaba su falta de empatía para con los presos políticos y los exiliados…, que si la ley era así, había que cambiar la ley y listo, asunto liquidado, y no lo entendían… no hay verdades absolutas, y las leyes son mutables, alguien las votó en su día y si envejecen y ya no sirven, pues se cambian mediante consenso y listo… no es tan difícil de entender… incluso si la Consti es un problema, pues se cambia… pero a los voceros del a por ellos, tan MEDIATIZADOS por los medios de comunicación de la derechona, que han hecho tanto daño creando un caldo de cultivo favorable al no pensar, al gritar, al ir a la contra… han creado tal CIZAÑA artificiosa que ahora será difícil que las aguas vuelvan a su cauce… a menos que se cambien las leyes, por mucho que algunos seguidores empedernidos de la inquisición y la quema de Puigdemones y Junqueras se queden ojipláticos y con la boca abierta… ojalá cambien la ley, liberen a los presos políticos y se excusen del trauma sufrido, porque sufren las personas, no el país, que es un ente inmaterial que no sufre como tal… cambiemos las leyes, solucionemos el problema artificial que han creado los agoreros, y limpiemos la espuma de la comisura de la boca de los que aún tienen la tensión alta por este tema, que así no podemos seguir estando

  2. Tomeu #
    2

    Como dice ManuMenorca, si se cambia la ley por consenso … nada que objetar. Pero claro, para los pijiprogres, son como mi mujer. Dialoguemos para hacer lo que yo digo. Con los nacionalistas pasa lo mismo. Reclaman diálogo para llegar a un punto intermedio, para inmediatamente después que los demás se mueven a la mitad, volver a poner el punto medio en la mitad si haberse movido un ápice de sus posiciones.

  3. W. Bandrell #
    3

    España tiene muchos motivos para ser un gran país y estar orgulloso de ellos. Aunque tambien es el país de los grandes defectos. La Inquisición radicalizó las mentes e hizo que la ciencia y el pensamiento no pudieran desarrollarse como sí lo hicieron en Europa. Basta ver que somos, con Portugal, el único país cuyos ciudadanos llevan dos apellidos, precisamente para demostrar ante la Inquisición la total “pureza de sangre” tanto del padre como de la madre. Tanto control ha dejado mucha huella en el subsconciente colectivo. “Los que no piensan como yo son enemigos; traidores y herejes a quemar en la hoguera”. Aquí la derecha es siempre ultraderecha radical y la izquierda es, muy frecuentemente, de lo más irracional. Nada que ver con las derechas e izquierdas que hay en Europa, flexibles sin perder su ideario y capaces de pactos que benefician a todos. Ya lo dijo Orwell, “en España no se toma nada en serio, todo es pasional y por eso resulta muy difícil que se llegue a los pactos que el país necesita”. Realmente difícil con tanto apasionado suelto entre nuestros políticos. Hay que tener la sangre más fría cuando hace falta. Como ahora.

  4. Angelcaido #
    4

    De NINGUNA MANERA…..cuando los JUECES dictaminan, en una de las JUSTICIAS MÁS GARANTISTAS de Europa que EXISTE un DELITO y la SENTENCIA IMPONE UNA PENA esa pena DEBE SER CUMPLIDA…sea quien sea el que haya delinquido….es decir NADIE por encima de la LEY….En el caso que nos ocupa POLITICOS SEDICIOSOS apoyar una REECUCCIÓN DE PENAS es hacer por decirlo suavemente un flaco favor a la DEMOCRACIA…Ya solo faltaría que les dieramos las gracias por haber FRACCIONADO Cataluña y por el COSTE MILLONARIO que han traido su INTENTO DE SEDICIÓN…..