Entrada etiquetada ‘Aznar’

No estamos en los años treinta

24

12 2012

Finalmente ha habido pacto entre CiU y ERC. Qué otra opción podía haber. Dadas las circunstancias, era la única. Y todo el mundo lo sabía. Por eso resulta conmovedora la sorpresa que en Madrid algunos dicen haber tenido. En realidad nada más lejos. Pura impostura.
Artur Mas no tenía otro remedio –sí, bueno: dimitir, pero esto ya se sabe que no va con los políticos españoles- para poder aguantar en el cargo, ganar tiempo para que ve qué puede hacer –si es que puede algo, que más bien no- y confiar en no tener que convocar de nuevo elecciones en breve tiempo.
En Madrid, la derecha más recalcitrante, la de la FAES del ultra Aznar y compañía, se relame ante la debilidad de Mas. Al echarse en brazos de los radicales de ERC los exacerbados nacionalistas castellanistas ya le tienen donde querían. Ahí está el perverso catalán, el rompe España, el traidor, el felón… a por él y a por todos los que como él nos agraden, a por ellos y que nada quede. Y se reafirman día a día en su –de nuevo- Santa Cruzada. Juan Carlos-y-Cierra-España. Antes-roja-que-rota. Y todo lo demás.
Afortunadamente los tiempos cambian y no estamos como hace setenta y cinco años. Que si no… Pero no faltan paralelismos. Esa vacua radicalidad del nacionalismo catalán. Esa extrema virulencia del nacionalismo castellanista. Ese intenso deseo de ambos de ir al choque. Esa incapacidad de la moderación progresista –el PSOE, en este caso- de mantenerse a flote. Esa sustitución de la razón por la pasión, lo que tanto agradaba a Mussolini por cierto. Esa invocación a naciones, patrias y demás zarandajas. Esos trapos de colorines que unos y otros blanden como pabellones de su respectiva pureza contra la innata perversión del otro. Ese blanco y negro. Ese todo o nada.
Afortunadamente, ya digo, no estamos en los años treinta.

Etiquetas: , , , , , ,

El fin de ETA

17

10 2011

Tras las bambalinas de la llamada Conferencia Internacional de Paz (en realidad el nombre oficial era otro), en San Sebastián el día 17 de octubre, sin duda hay muchas horas de negociaciones a múltiples bandas, por indirectas que hayan sido en algún caso. Nadie se cree que un hombre de la experiencia internacional de Kofi Annan, nada menos que antiguo secretario general de la ONU, venga a España a hablar del fin de ETA sin que lo haya negociado previamente con el gobierno nacional. De la misma forma que indirectamente habrá habido conversaciones entre el ejecutivo y los terroristas -siempre las hay, con este gobierno y con cualquier otro-. Como habrá habido comunicación a través de terceros entre el PP y algunos entornos de ETA: ¿a qué si no esas conversaciones secretas, precisamente publicadas ahora, entre Mariano Rajoy y el presidente del PNV Íñigo Urkullo sobre, vaya por Dios, “el fin de ETA”? Esta vez no parece haber marcha atrás posible. Aunque es cierto que el camino hacia el fin no es lineal y pueden existir meandros sangrientos. Por mucho delirio etarra que transpire aparentemente el comunidado de los “internacionales” reunidos -igualdad entre víctimas y verdugos, mismo nivel para ETA y los gobiernos español y francés, reivindicación implícita del privilegio de secesión unilateral, etc.- nadie se cree que Annan o el exministro de Interior francés Pierre Joxe se presten a esto así como así. Es lícito deducir por tanto que algo en efecto está cambiando en la serpiente y que toda esta escenografía vacía de contenido no es más que su desesperada necesidad de aparentar algo decente ante su parroquia. Digan las tonterías que digan los expertos en crear conspiraciones antiespañolas, los de la ultra derecha y los ultra nacionalistas españolistas, está más cerca que nunca el fin de ETA. Sin nada más a cambio que, aparte de esta ridícula patochada de San Sebastián, “la generosidad de la sociedad española” para con los delincuentes terroristas. Así lo dijo un tal José María Aznar cuando negociaba con ETA. Así será no porque lo dijera él sino porque es el único precio que desde siempre los partidos políticos -incluido por supuesto el PP- han estado dispuestos a pagar.