Entrada etiquetada ‘Bauzá’

Huelga lánguida

El movimiento de profesores está languideciendo. Era lo que se podía prever. El seguimiento del día único de huelga “indefinida”, un viernes aislado, fue un enorme fracaso. No solamente por los efectivos de brazos cruzados, apenas la mitad, según el STEI, sino, sobre todo, por la mínima activación de la protesta ante la asamblea de alcaldes. Ni un tercio de los que se congregaban ante el Parlamento cada martes. ¿Qué está pasando?

Pues que quien decidió la huelga indefinida como primera medida de presión no tenía por objeto ganar la huelga. Lo dijo Lorenzo Bravo en una radio: “esto no es una huelga convocada por un sindicalista”. La crítica era nítida para sus compañeros de educación de la UGT y para el resto de sindicatos. Y en especial estaba dirigida a la Asamblea de Docentes, un ente que al estilo del 15-M y de cualquier otro por el estilo, supuestamente asambleario y autogestionado, tenía otros objetivos en lugar de los confesados. Porque una lucha sindical se gradúa. Ésta no. Lógico porque no era lo importante lo que se decía.

Esta movilización de los profesores ha tenido todos los síntomas de la agitación política. Ha buscado mucho más la foto que la verdadera consecución de los objetivos supuestamente reivindicados. Lo que importaba era parecer que se iban a conseguir y no obtenerlos. Tras el éxito mediático de la manifestación del 29 de septiembre, y luego de quince días de huelga “indefinida”, se buscaban excusas desesperadamente para definirla como acabada. Una semana más y sin obtener nada volvieron a clase. Luego convocaron a un día de huelga el viernes 8, a la vez que la Asamblea hizo público que lo que desea es que todas las clases sean en catalán, tal y como el PP siempre dijo que era de lo que se trataba y por eso definió la huelga como “política”. Ante estas nuevas circunstancias, la mayoría de docentes ha dado la espalda al movimiento. Normal.

¿Ha ganado el gobierno de Bauzá? La huelga sí, a la vista está y nadie puede negarlo. Sin embargo su TIL no se aplicará. Contra los que tienen que ponerlo en práctica es imposible implantarlo. Claro que esa “insumisión” que se ha anunciado será otro tremendo fracaso, porque toda insumisión implica actuaciones ilegales que la inmensa mayoría de profesores no perpetrarán, pero hay muchas maneras de boicotear dentro de la más estricta legalidad.
En cuanto a la parte de lucha sindical, que es la esencia de esta guerra del TIL, la Asamblea impulsó la huelga para cargarse al STEI. Cuando la Asamblea se convierta –si es que lo hace- en sindicato y se presenta como tal –o como órgano alternativo con firmas suficientes, si es que así es posible, que no lo sé- a las próximas elecciones sindicales veremos si ha conseguido su objetivo verdadero. Para evitar el desastre, el STEI se ha radicalizado y se muestra tan huelguista por nada como la misma Asamblea. A la fuerza ahorcan.

Por la banda estrictamente partidista del asunto, si alguien se cree que el TIL va a mover un voto a favor o en contra del PP es un ingenuo o está muy mal informado sobre cómo funciona la intención de voto. Otra cosa es que hasta ahora al PP le esté saliendo muy bien todo esto, porque con la ayuda inestimable de Francina Armengol está situando al PSOE dónde quería tenerlo. Aunque Aina Calvo parece que se ha dado cuenta y quiere dar otro rumbo a su partido. Claro que para eso tendría que ganar las primarias. Largo lo fiáis…

14

11 2013

Bauzá, la huelga y los docentes

Los profesores y maestros han hecho la huelga como sus peores alumnos les perpetran los exámenes. Lo dijo Lorenzo Bravo –cuatro décadas de lucha sindical y dos de liderazgo en UGT, nada menos- en una radio, que esta huelga no era propia de sindicalistas. Tiene razón. Pero por muchos aspectos que se puedan criticar de la huelga –estrategia inexistente, tácticas ingenuamente cumbayá…- quienes la han hecho han sido profesores y maestros cuya inmensa mayoría viven dramáticamente este paro.
No está en, digámoslo así, el ADN profesional de un docente hacer huelga. Padecen, y mucho, que un chico esté sin clases. Les desgarra anímicamente que los padres les pidan cuándo podrán volver a llevar a sus hijos al colegio. Les contrae el corazón esta situación. Es mentira que solamente piensen en el dinero que se les resta o que así tienen más vacaciones. Cuando se oye –o se lee- a algún energúmeno decir burradas de este calibre es porque es mala persona o no tiene ningún familiar, amigo o simplemente conocido que sea profesor o maestro.
No voy a entrar en el fondo del conflicto, porque esto queda para otra ocasión, aunque sí diré que creo que en las dos partes hay razón. Lo que me interesa ahora es constatar que nadie hace nunca una huelga –bueno, nadie quizá sea excesivo, dejémoslo en casi nadie- por gusto y entre este nadie sobre todo están los maestros y profesores, porque viven un paro así como una dolorosa rotura, por su vocación. Porque dígase lo que se quiera pero sin vocación este oficio es un suplicio. Vale, los habrá, no digo que no, que solamente les interese cobrar la alta nómina –que lo es- y tener las muchas vacaciones –también es así- pero nadie en su sano juicio se mete a dar clases si no tiene vocación.
Por supuesto que toda profesión u oficio tiene sus más y sus menos. Pero solamente hay un oficio que se dedica a enseñar a nuestros hijos durante al menos durante 13 años de su vida, entre los 3 y 16, a ser ciudadanos.
Ese oficio se hace con, en general, mucha vocación especial, muchos menos medios, derroche de ilusión y gran eficiencia a pesar de que los demagogos usen el fracaso escolar contra los docentes. Un oficio para el que no todos, ni siquiera la mayoría, servimos. Para esos profesionales, la huelga es un drama. Por mucho que el señor Bauzá haga cómo si no lo supiera, estos profesionales merecen mejor trato que el que les ha dispensado.

04

10 2013

El TIL es muy bueno

Lo es por varias razones. La primera porque qué haríamos sin el TIL de nuestros corazones los periodistas. Nos ha dado de comer durante todo el verano, vamos a iniciar el otoño tilizados y ya verán ustedes como durante el invierno todo será igual. De hecho esto va a ser bandera electoral de 2015 para el PP, para el PSOE, para Más e incluso para algunos de los pequeñines que están allende de los muros parlamentarios. Nos dará mucho, mucho alimento esto del TIL, fijo que sí.
La segunda razón por la que el TIL es bueno buenísimo es, ya lo he argumentado otras veces, porque a todos los partidos les va de perlas por razones diferentes. Todos creen que van a sacar algo. Evidentemente no será así. Pero y qué. Ahora lo creen, las criaturitas del Señor. Dejémoslas divertirse.
En tercer lugar sería bueno, buenísimo fetén si en efecto los profes hicieran por él una huelga indefinida que durara meses y meses, años y años. Ya veo a los dirigentes del STEI pidiendo por las calles, “dame algo, aunque sea los buenos días”, para la caja de resistencia huelguística, con las ropas hechas jirones, con las barbas descuidadas, con los pelos enmarañados, sin lavarse… No, no me sean ustedes malos, pero malos de verdad, como los hermanos malasombra, que seguro que los veremos así, a los heroicos dirigentes sindicales, ¿por qué no se lo creen?
En cuarto lugar sería más que bueno, estupendo para los alumnos que esto del TIL en efecto durara mucho, mucho tiempo. Varios años con aprobados generales, los chicos sin tener profesores y sin tener que empollar gilipolleces en los libros de texto. Qué genial.
La quinta razón por la que es bueno, pero morrocotudamente bueno el TIL, es porque así don José Ramón Bauzá puede ocultar tras tanto humo y tonterías anticatalanistas la vacua realidad de su gestión, su nimiedad al frente del gobierno, su nada hacer durante ya más de dos años. Que será lo mismo que podrá mostrar al final de legislatura. Qué sería de nuestro presidente, de su gobierno y de su partido si no fuera por el TIL.
En fin, que nunca un decreto que son dos, y si fuera necesario tres, ha dado tanto para tantos a cambio de tan poco, que diría un gran estadista. Bauzá mismamente, claro está.

06

09 2013

TIL para todos

El gobierno de José Ramón Bauzá va camino de obtener el éxito tan perseguido. Que el curso escolar próximo se inicie en medio de una fenomenal bronca o, mejor todavía, que no comience por una huelga de los profesores.
La historia de la aplicación del famoso decreto TIL –Tratamiento Integral de Lenguas- se está convirtiendo en una mina para el PP, para los más radicales pancatalanistas, para el PSM-Més, incluso para el PSOE –en este caso solamente para su dirección- y por supuesto también para los más furibundamente anticatalanistas
Para el PP porque así crea su propia barrera para acotar el crecimiento potencial de UPyD a costa suya, que es la obsesión de Bauzá y de su reducido círculo de hierro. Y además satisface a la pequeña falange anticatalanista que tiene el partido en su seno, amén de a los entornos ultra radicales de derecha que giran alrededor.
Para los más conspicuos radicales pancatalanistas esto del TIL ha sido una bendición. Creen que de esta forma activan a un profesorado que no se siente representado por el catalanismo moderado sindical del STEI y de esta forma aspiran a resquebrajar la hegemonía que ha tenido este sindicato en la educación pública.
Para el PSM-Més es una oportunidad de reverdecer laureles catalanistas entre el profesorado, aunque tenga la presión de los antedichos que si consiguieran erosionar al STEI luego irían a por él. No en vano el PSM siempre ha sido objetivo de estos radicales, por ser “español”, “regionalista” y demás supuestos insultos que le suelen endosar. No obstante, para su reducida parroquia –en todo caso infinitamente superior a la de su críticos más radicales, claro está- el TIL sirve como acicate para mantener en alto y ondeando la más tradicional de las banderas de este partido.
Para el PSOE… bueno para el PSOE es un misterio qué puñetas debe su dirección creer que puede obtener de la furibunda oposición –a pesar de que buena parte de su electorado esté a favor- a la política lingüística del PP y al TIL. Pero si sus directivos están la mar de contentos así, y así se les ve sin duda, pues entonces perfecto para ellos.
Para los anticatalanistas extramuros del PP la polémica les da aire. Son poquitos, casi inexistentes –tantos como sus contrarios, un día de éstos podrían hacer una fiesta de la diversidad, todos juntos, a ver cuántos suman- pero como Bauzá les idolatra todo esto les viene de perlas, con sus demagógicas libertades ficticias, imposiciones alucinadas, el catalán ajeno y las modalidades propias y demás zarandajas.
Total, que con esto del TIL están todo encantados. Porque todos creen que algún provecho van a sacar. Para quienes me temo que no será nada provechoso va a ser para los alumnos que van a tener un curso próximo de lo más movido. Pero claro, ¿a quién interesan los chicos?

15

08 2013

El TIL y las aulas incendiadas

Los colectivos de profesores nacionalistas, así como los sindicatos, velan armas para el próximo mes de septiembre. Mes en el que comenzará el curso escolar, saludado por una huelga contra la imposición del decreto de Tratamiento Integral de Lenguas (TIL). Se pretende que el paro sea indefinido, pero, bueno, ya veremos, porque a 50 euros por día de huelga no creo que la indefinición en su fin se mantenga durante mucho tiempo. En cualquier caso, lo relevante es que una parte de la docencia pretende pararse para conseguir así que no se imponga el famoso TIL. Y el gobierno de José Ramón Bauzá está encantado de que así sea. Su objetivo –amén de blindar legalmente contra el catalán, como idioma único en la enseñanza, a una parte de la educación privada más elitista- está claro que es incendiar las escuelas. Ppor ura estrategia política doble. Por un lado: cuando el ajeno ataca, los propios, a pesar de sus diferencias, tienden a unirse. Por otro: acotar el posible crecimiento de UPyd a costa del PP, verdadera obsesión de Bauzá. Todo esto a parte, lo substancial es el incendio que está provocando en las escuelas.
Es verdad que la introducción del inglés en el sistema educativo, como lengua vehicular, es buena para los chicos. Pero el PP miente cuando dice que puede hacerse así como pretende. Es imposible. Y por ahí surge la evidencia: el inglés es mera excusa de circunstancia para el otro objetivo.
Vaya por delante que el PP tiene razón en cuanto a la justificación formal de su política lingüística, puesto que el Tribunal Constitucional –con su sentencia contra el Estatuto de Cataluña, en una jurisprudencia de obligado cumplimiento por todo donde existan dos idiomas oficiales- hace del castellano idioma lengua vehicular de toda la administración, incluida la educativa. Y más todavía: dice, taxativo, que el castellano también es lengua propia, junto al catalán, y que por tanto no puede haber monolingüismo en catalán. Así es la ley. Vale. Pero quien aplica toda ley tiene ante sí varias actitudes diferentes para hacerlo. Y es por aquí donde el PP de Bauzá ha buscado no el acuerdo, no el diálogo, sino el ataque directo contra el nacionalismo y el catalán. Y esto no es una cuestión meramente legal. Sino ideológica y política. Y por tanto se le contesta en los mismos términos.
No sé quién ganará políticamente esta guerra, aunque lo barrunto, pero desde luego quiénes van a perder serán nuestros chicos. Debería tenerlo presente el ganador. Porque su obligación es la contraria a lo que conseguirá.

23

06 2013

Inglés, catalán y castellano

El Govern de José Ramón Bauzá se sale con la suya. Un 30% de padres que eligen el castellano como lengua vehicular de la primera enseñanza para sus hijos es un éxito político. Cómo dudarlo: hace dos años el 100% se hacía en catalán, el año pasado solamente el 13% de padres optaron por el castellano. Así que la comparación deja la conclusión en evidencia. Un triunfo político. Del anticatalanismo.
Lo mismo es la aprobación y la machacona insistencia en que, contra viento y marea, va a imponerse caiga quien caiga el próximo curso el decreto de Tratamiento Integral de Lenguas (TIL), más conocido por el del multilingüismo.
El objetivo del PP de Bauzá es meridiano y doble. Satisfacer los deseos de los colegios privados y, secundariamente, a los del Círculo Balear y allegados mediáticos. La primera parte se hace obvia al observar dónde se ha elegido más castellano en la primera enseñanza. En la educación privada, con más del 60%.
La segunda merece consideración aparte. El anticatalanismo nunca ha tenido en Baleares ninguna incidencia electoral. Y siempre que ha emergido por encima de la ridiculez, sin acercarse sin embargo remotamente a la proximidad institucional autonómica, ha sido a costa del voto del PSOE. Así fue con el ASI (Agrupación Social Independiente) y es con UPyD. De ahí que la preocupación del PP con este último partido llama a la hilaridad. No hay ningún elemento que pueda hacer sospechar que el voto antinacionalista y pro castellanista de UPyD pueda hacer muesca en el sólido cesto conservador.
No obstante, a despecho de cualquier racionalidad política y meramente por satisfacer a sus anticatalanistas internos y allegados, amén de cubrir legalmente el hecho de que los colegios privados den menos en catalán, Bauzá y el PP no dudan en incendiar los colegios públicos, irritando a profesores y padres con la pantomima del inglés que nunca se pondrá en práctica en la enseñanza de los pobres. En fin, así son las cosas aquí.

01

06 2013

Los sumisos de Bauzá

El presidente Bauzá evalúa como mayor mérito de los nuevos consejeros de su gobierno la fidelidad. De lo cual cabría deducir que los que ha expulsado del Consejo de Gobierno no le eran fieles. Evidentemente si así se dedujera no se acertaría. Porque Simó Gornès, Josep I. Aguiló y Rafael Bosch fueron fieles al PP y a Bauzá. Pero se entiende: el presidente no quería decir fieles sino sumisos. Y eso sí que no lo fueron los consejeros destituidos de sus cargos.
Gornés se ha ido del gobierno de Bauzá porque el presidente le ofreció ocupar la consejería de Educación y él se negó. No quería cambiar la cómoda gestión en Administraciones Públicas por la muy caliente y complicada Educación. El presidente le dijo que vale, y al cabo de unos días volvió a citarlo para comunicarle que en efecto entendía que no quisiera ir a Educación, pero que tampoco se quedaba en Administraciones Públicas, ni en ningún otro sitio: lo echaba. Así le pagó la negativa a ir donde le había ordenado.
La historia de Aguiló y Bosch es algo diferente pero comparte con la de Gornès la fobia de Bauzá a que le lleven la contraria. El de Economía le advirtió mil veces que los nuevos impuestos traerían más problemas que recaudación, pero el presidente, erre que erre, que los quería, y ya. Hasta que la presión de las grandes superficies le ha llevado a pensárselo mejor. A la sazón le salió la rabia por las advertencias de Aguiló, que demostró tener razón contra el criterio de Bauzá. Hala, pues: a la calle.
Y Bosch, qué decir de él. Se atrevió a no cumplir las órdenes de poner la política educativa en línea con los delirios anticatalanistas del Círculo Balear, la minoría delgadiana del PP y satélites varios. Y a pesar de haber levantado la irritación catalanista, de nada al cabo le valió y Bauzá lo ejecutó sin miramientos.
El resumen de todo lo acontecido es simple. Bauzá no quiere un gobierno de consejeros fieles pero con criterio sino más bien un grupo de sumisos que harán lo que sea que les mande.

11

05 2013

El “balear”, el Círculo y Bauzá

A instancias de la organización anticatalanista Círculo Balear, el presidente José Ramón Bauzá se ha metido en otro berenjenal lingüístico. Según un representante de esta asociación por la ignorancia, tras reunirse con Bauzá y con el conseller Rafel Bosch, el próximo curso escolar el Govern impondrá libros de texto en “balear”.
La libertad de expresión tiene estas cosas. Que hay que respetar el derecho a decir tonterías, como ésta. No hay problema. Lo peliagudo empieza cuando es un gobierno el que acoge y de alguna manera asume estas idioteces. Es verdad que Bosch, avergonzado, explicó con posterioridad que de “balear” nada de nada, que a lo sumo lo que hará será pagar –hasta 70.000 euros, nada menos- para que los libros de texto introduzcan palabras de las modalidades insulares del catalán. Ningún problema tampoco por esta parte. Aunque ya hay libros que lo hacen y, sobre todo, profesores que se preocupan de ello. Pero bueno, si Bauzá se queda tranquilo, pues vale, que tire 70.000 euros y que respire hondo.
El problema no es éste. Porque nadie está en contra –digan lo que digan los talibanes del Círculo y allegados- de las modalidades insulares. De hecho, aunque esos ignorantes no lo saben, cuando se estudia catalán –aquí y en Cataluña- en los niveles más altos se aprenden nuestras formas dialectales. Dicho sea de paso: escribirlas correctamente no está el alcance de mucha gente –como pasa con en todos los idiomas, por eso precisamente se inventaron los estándares- y ya me gustaría carcajearme con un texto escrito en presunto mallorquín por parte de esos ignorantes.
No, el problema, como decía, no es éste, sino esa obsesión enfermiza de Bauzá con el catalán. Mejor le iría si se dejara de idiomas –que no son su fuerte: él es el primero que no sabe que en mallorquín se dice “manco” y no “menys”, como siempre dice en perfecto catalán barcelonés- y se centrara en gobernar, que no ha empezado.
Como siga metiéndose en camisas de once varas va a conseguir crear en su partido un verdadero problema. Hasta ahora no ha pasado porque todo son cortinas de humo. Pero si cayera en la tentación de empezar a escupir de verdad al mallorquín y demás modalidades del catalán insular, tal y como le pide el Círculo antimallorquinista, se le rebotarían muchos.

12

04 2013

Orgullo anticatalanista ignorante

En una reciente intervención en un programa de un predicador radiofónico de la ultraderecha, el jefe del Círculo Balear aseguraba que el gobierno de José Ramón Bauzá ha traicionado el “anticatalanismo” que en la oposición decía que practicaría en caso de llegar al poder. No me consta que jamás el PP haya hecho bandera expresa de eso que Jorge Campos llama el “anticatalanismo”. Lo cual delata al circulado aspirante a líder de eso mismo. Delata su convicción anticatalanista –que ya es triste definirse por ser anti algo- y no a favor de una supuesta libertad, tal y como habitualmente intenta disimular, ante una pretendida opresión, que es inexistente, lo cual, a su vez, delata lo muy alejada del mundo real que está esta gente. Son antisistemas, al mejor estilo de los “indignados” –de hecho también lo están, indignados, pero no por motivos socioeconómicos, claro está-, y como tales aspiran a desmontar el sistema para sustituirlo por otro. En su ciega cruzada ni siquiera les sigue Bauzá, que ya es decir.
Cada persona tiene derecho –faltaría más- a defender lo que crea oportuno. Y hay que respetar, por supuesto, ese derecho a decir lo que se quiera. Incluso tonterías, como es el caso de los anticatalanistas. Sin embargo no se puede respetar –de hecho, no se debe- la cantidad de simplezas que uno escucha y lee de boca y ordenador de esa gente tan orgullosamente ignorante.
Afortunadamente son cuatro gatos fuera del sistema y excepto sus colegas de la ultraderecha nadie les hace ningún caso. Ya digo: ni siquiera Bauzá, que ya es decir.

21

03 2013

Bauzá quiere fuego en las calles

José Ramón Bauzá ha amonestado a Rafel Bosch, conseller de Educación, y a todo su equipo, por la tibieza demostrada, a su entender, en la aplicación de la política lingüística en contra del catalán. El presidente quiere más contundencia. Más leña al fuego, en definitiva. Por eso ordenó –y la filtración fue justamente así: ordenó; o sea, manu militari, como le gusta- que se intensifique la cruzada contra la lengua histórica isleña. De ahí que al conseller –hombre de formas más matizadas y pausadas- no le quedara otra que, si no quería dimitir, ponerse al tajo. Así que destituyó a la mayoría de los inspectores de la conselleria y en rueda de prensa, después del Consejo de Gobierno, anunció que el Ejecutivo ya estudia nuevas medidas para cambiar el statu quo lingüístico.
Ahora va a por el Decreto de Mínimos que establece que al menos, de ahí lo de “mínimos”, el 50% de la educación debe ser en catalán. Fue impuesto hace ya casi 20 años por otro gobierno del PP. Un paso adelante en la llamada normalización del catalán. Ahora el PP se lo quiere cargar, al igual que –mediante la reforma de la ley de Función Pública- a la esencia de la ley de Normalización Lingüística, también aprobada bajo un gobierno del PP.
Está claro que Bauzá no quiere que pare de ninguna manera la agitación catalanista de calle y en las aulas. Le gusta. Por eso la provoca todo lo que puede. Todos los cambios legales podría haberlos hecho mucho más rápidamente, buscando minimizar la reacción contraria. Para nada: él, en las antípodas de la responsabilidad. Lo quiere así. Con calles y aulas incendiadas.

25

06 2012