Entrada etiquetada ‘fiscales’

La condena a Matas

20

03 2012

Jaume Matas ya ha sido condenado. Cierto es que cabe –y se hará, según parece- recurso a la sentencia judicial condenatoria. Pero no es de esperar una revocación de ésta. O no parece nada probable, al menos. Otra cosa es que se recurra para intentar que se rebaje la pena hasta el límite del ingreso en prisión. Porque, como es conocido, con más de dos años se ingresa en el talego. Y si dentro de unos meses en efecto el Tribunal Supremo no revoca sino que, como mucho, reduce la pena impuesta –como fue por ejemplo el caso de Bartomeu Vicens- el panorama será tremendo para el ex ministro y ex presidente balear. Porque, entre otras razones, todavía le esperan una larga lista de casos en los que está imputado –piezas separadas del matriz Palma Arena- que podrían suponerle más condenas. Y aunque es cierto que las penas hipotéticas no se sumarían sino que debería pagar la más alta, tendría a la sazón la certeza de pasar a la sombra una buena cantidad de años.
Y esto es al cabo lo más importante de la sentencia de la primera pieza separada del caso Palma Arena. Su valor de ejemplo para el futuro. Que para tantos otros imputados –y no sólo en este caso sino en todos los de corrupción política en Baleares- el mensaje del tribunal que ha condenado a Matas es meridiano: que tanto la instrucción cuanto la táctica y estrategia de acusación de la fiscalía anticorrupción han sido buenas. Lo cual, recuérdese, ha sido puesto en duda por los principales implicados, ahora condenados, en esta pieza. Es decir, los magistrados que condenan ahora lo que vienen a decir, ni más ni menos, es que toda esa historia de la exageración, persecución, manía, injusticia y el largo etcétera por parte de los pérfidos juez instructor y fiscales contra los principales acusados no pasan de ser meras opiniones sin base alguna y que por tanto no cuentan para nada. En resumen: se ha condenado a Matas pero de hecho son muchos los imputados por corrupción que a partir de hoy mismo han recibido un duro varapalo al quedar validada la instrucción y la acusación fiscal.

Matas en el banquillo

04

09 2011

El próximo enero veremos de nuevo a un presidente regional del PP y de Baleares sentado en el banquillo de los acusados. De los cinco presidentes del Govern que hemos tenido –Gabriel Cañellas, Cristòfol Soler, Jaume Matas, Francesc Antich y José Ramón Bauzá- dos de los tres del PP –Cañellas y Matas- habrán sido juzgados por delitos relacionados con el ejercicio presuntamente corrupto de la gestión presidencial. Muy edificante. El primero no fue condenado porque el delito –considerado probado- había prescrito. Veremos con el segundo fenómeno. Que tendrá que hacer frente a mogollón de juicios. Su calvario y nuestra vergüenza amenazan con durar todavía bastantes años. Los que fantasean con persecuciones judiciales, fiscales y policiales contra el PP y UM por interés político del PSOE –¡qué imaginación!- seguirán clamando por la presunción de inocencia, que nadie ha puesto en entredicho –o al menos no más que con cualquier otro potencial delincuente-, pero quizá no estaría de más reflexionar sobre este hecho: 28 años de autonomía, 5 presidentes y 2 en el banquillo de acusados. Una vergüenza, nuestra vergüenza, sobre la que nadie quiere dar explicación. ¿Acaso no la hay? ¿Es que somos así? ¿No nos importa?…

Corruptos a la cárcel

18

07 2010

Tras la entrada en la cárcel de Bartomeu Vicens, ex de UM, el resto de ex políticos que están pendientes de sus propias asuntos con la justicia estarán padeciendo serias descomposiciones intestinales. Es el caso de Jaume Matas, por ejemplo. Llegó a Palma para declarar ante el juez con pinta de no creerse lo que le estaba pasando. Como si a la gente distinguida como él no pudiera pasarle eso. Después de lo de Vicens, Matas y otros, como Miquel Nadal, están ya asumiendo que la probabilidad de que acaben pasando al menos una temporada en la cárcel es muy alta. Hace unos pocos años nadie hubiera creído que pudiéramos llegar hasta este punto, en el que los otrora poderosos políticos, que hacían y deshacían lo que querían porque “esto siempre ha sido así y no pasa nada”, estén no solamente desfilando por los juzgados sino entrando ya en prisión. Todavía no percibimos el importante cambio que se ha producido. Y ha sido gracias a un par de fiscales a los que nunca se lo agradeceremos lo suficiente.