Entrada etiquetada ‘frikis’

Cataluña

14

11 2010

El próximo día 28 se celebran elecciones autonómicas en Cataluña. El anticatalanismo patrio se desmelena en una orgía apocalíptica anunciándonos el Armagedón nacional español. El separatismo sigue consumiendo sustancias alucinógenas y nos avisa de la inmediata segregación catalana. Los extremos no sólo se parecen, es que se imantan con fervor. Se miente sobre la supuesta “dictadura” catalanista. Se miente sobre el presunto “expolio” económico. Todo vale, incluso que un payaso aspire a ser el Mesías de la independencia, en disputa folclórica con el friki travesti Carmen de Mairena. Incluso los candidatos de los partidos supuestamente serios, como José Montilla y Artur Mas, se arrastran en una delirante carrera para ver quien hace la campaña más ridícula. Cataluña, otrora bandera del futuro español, hoy declina bajo una clase política decrépita e ineficaz. Si lo que acontece en aquella región acaba por proyectarse de una manera u otra en Baleares, aviados estamos con los que nos espera en nuestra campaña electoral.

País de Belén Esteban

17

10 2010

Nunca he visto un programa de los que protagoniza la famosa Belén Esteban, esa princesa del pueblo que se viste igual que la princesa de Asturias. Sin embargo el éxito popular del negocio que lleva el nombre de esta mujer supera el ámbito estricto de la tele basura para entrar en la catalogación de fenómeno social. A su éxito se ha dedicado alguna tesis doctoral –sería interesante leerla, no imagino cómo pueden llenarse un par de miles de sesudos folios hablando de alguien tan soez, vacuo e ignorante- e incluso parece haber sido motivo de una encuesta que la situaría como tercera “fuerza política” en intención de voto. ¿La Esteban es el síntoma de la degradación del país? ¿Su éxito es el fracaso de instituciones y partidos políticos? Así se dice, pero no hay que exagerar. En todos los países hay “frikis” como ella. Son marionetas bien pagadas para el negocio televisivo. Son lo que son y no se representan más que a sí mismos. Cuando los han exprimido les dejan en la cuenta de la que los sacaron.