Entrada etiquetada ‘huelga’

Huelga lánguida

El movimiento de profesores está languideciendo. Era lo que se podía prever. El seguimiento del día único de huelga “indefinida”, un viernes aislado, fue un enorme fracaso. No solamente por los efectivos de brazos cruzados, apenas la mitad, según el STEI, sino, sobre todo, por la mínima activación de la protesta ante la asamblea de alcaldes. Ni un tercio de los que se congregaban ante el Parlamento cada martes. ¿Qué está pasando?

Pues que quien decidió la huelga indefinida como primera medida de presión no tenía por objeto ganar la huelga. Lo dijo Lorenzo Bravo en una radio: “esto no es una huelga convocada por un sindicalista”. La crítica era nítida para sus compañeros de educación de la UGT y para el resto de sindicatos. Y en especial estaba dirigida a la Asamblea de Docentes, un ente que al estilo del 15-M y de cualquier otro por el estilo, supuestamente asambleario y autogestionado, tenía otros objetivos en lugar de los confesados. Porque una lucha sindical se gradúa. Ésta no. Lógico porque no era lo importante lo que se decía.

Esta movilización de los profesores ha tenido todos los síntomas de la agitación política. Ha buscado mucho más la foto que la verdadera consecución de los objetivos supuestamente reivindicados. Lo que importaba era parecer que se iban a conseguir y no obtenerlos. Tras el éxito mediático de la manifestación del 29 de septiembre, y luego de quince días de huelga “indefinida”, se buscaban excusas desesperadamente para definirla como acabada. Una semana más y sin obtener nada volvieron a clase. Luego convocaron a un día de huelga el viernes 8, a la vez que la Asamblea hizo público que lo que desea es que todas las clases sean en catalán, tal y como el PP siempre dijo que era de lo que se trataba y por eso definió la huelga como “política”. Ante estas nuevas circunstancias, la mayoría de docentes ha dado la espalda al movimiento. Normal.

¿Ha ganado el gobierno de Bauzá? La huelga sí, a la vista está y nadie puede negarlo. Sin embargo su TIL no se aplicará. Contra los que tienen que ponerlo en práctica es imposible implantarlo. Claro que esa “insumisión” que se ha anunciado será otro tremendo fracaso, porque toda insumisión implica actuaciones ilegales que la inmensa mayoría de profesores no perpetrarán, pero hay muchas maneras de boicotear dentro de la más estricta legalidad.
En cuanto a la parte de lucha sindical, que es la esencia de esta guerra del TIL, la Asamblea impulsó la huelga para cargarse al STEI. Cuando la Asamblea se convierta –si es que lo hace- en sindicato y se presenta como tal –o como órgano alternativo con firmas suficientes, si es que así es posible, que no lo sé- a las próximas elecciones sindicales veremos si ha conseguido su objetivo verdadero. Para evitar el desastre, el STEI se ha radicalizado y se muestra tan huelguista por nada como la misma Asamblea. A la fuerza ahorcan.

Por la banda estrictamente partidista del asunto, si alguien se cree que el TIL va a mover un voto a favor o en contra del PP es un ingenuo o está muy mal informado sobre cómo funciona la intención de voto. Otra cosa es que hasta ahora al PP le esté saliendo muy bien todo esto, porque con la ayuda inestimable de Francina Armengol está situando al PSOE dónde quería tenerlo. Aunque Aina Calvo parece que se ha dado cuenta y quiere dar otro rumbo a su partido. Claro que para eso tendría que ganar las primarias. Largo lo fiáis…

14

11 2013

Bauzá, la huelga y los docentes

Los profesores y maestros han hecho la huelga como sus peores alumnos les perpetran los exámenes. Lo dijo Lorenzo Bravo –cuatro décadas de lucha sindical y dos de liderazgo en UGT, nada menos- en una radio, que esta huelga no era propia de sindicalistas. Tiene razón. Pero por muchos aspectos que se puedan criticar de la huelga –estrategia inexistente, tácticas ingenuamente cumbayá…- quienes la han hecho han sido profesores y maestros cuya inmensa mayoría viven dramáticamente este paro.
No está en, digámoslo así, el ADN profesional de un docente hacer huelga. Padecen, y mucho, que un chico esté sin clases. Les desgarra anímicamente que los padres les pidan cuándo podrán volver a llevar a sus hijos al colegio. Les contrae el corazón esta situación. Es mentira que solamente piensen en el dinero que se les resta o que así tienen más vacaciones. Cuando se oye –o se lee- a algún energúmeno decir burradas de este calibre es porque es mala persona o no tiene ningún familiar, amigo o simplemente conocido que sea profesor o maestro.
No voy a entrar en el fondo del conflicto, porque esto queda para otra ocasión, aunque sí diré que creo que en las dos partes hay razón. Lo que me interesa ahora es constatar que nadie hace nunca una huelga –bueno, nadie quizá sea excesivo, dejémoslo en casi nadie- por gusto y entre este nadie sobre todo están los maestros y profesores, porque viven un paro así como una dolorosa rotura, por su vocación. Porque dígase lo que se quiera pero sin vocación este oficio es un suplicio. Vale, los habrá, no digo que no, que solamente les interese cobrar la alta nómina –que lo es- y tener las muchas vacaciones –también es así- pero nadie en su sano juicio se mete a dar clases si no tiene vocación.
Por supuesto que toda profesión u oficio tiene sus más y sus menos. Pero solamente hay un oficio que se dedica a enseñar a nuestros hijos durante al menos durante 13 años de su vida, entre los 3 y 16, a ser ciudadanos.
Ese oficio se hace con, en general, mucha vocación especial, muchos menos medios, derroche de ilusión y gran eficiencia a pesar de que los demagogos usen el fracaso escolar contra los docentes. Un oficio para el que no todos, ni siquiera la mayoría, servimos. Para esos profesionales, la huelga es un drama. Por mucho que el señor Bauzá haga cómo si no lo supiera, estos profesionales merecen mejor trato que el que les ha dispensado.

04

10 2013

El TIL es muy bueno

Lo es por varias razones. La primera porque qué haríamos sin el TIL de nuestros corazones los periodistas. Nos ha dado de comer durante todo el verano, vamos a iniciar el otoño tilizados y ya verán ustedes como durante el invierno todo será igual. De hecho esto va a ser bandera electoral de 2015 para el PP, para el PSOE, para Más e incluso para algunos de los pequeñines que están allende de los muros parlamentarios. Nos dará mucho, mucho alimento esto del TIL, fijo que sí.
La segunda razón por la que el TIL es bueno buenísimo es, ya lo he argumentado otras veces, porque a todos los partidos les va de perlas por razones diferentes. Todos creen que van a sacar algo. Evidentemente no será así. Pero y qué. Ahora lo creen, las criaturitas del Señor. Dejémoslas divertirse.
En tercer lugar sería bueno, buenísimo fetén si en efecto los profes hicieran por él una huelga indefinida que durara meses y meses, años y años. Ya veo a los dirigentes del STEI pidiendo por las calles, “dame algo, aunque sea los buenos días”, para la caja de resistencia huelguística, con las ropas hechas jirones, con las barbas descuidadas, con los pelos enmarañados, sin lavarse… No, no me sean ustedes malos, pero malos de verdad, como los hermanos malasombra, que seguro que los veremos así, a los heroicos dirigentes sindicales, ¿por qué no se lo creen?
En cuarto lugar sería más que bueno, estupendo para los alumnos que esto del TIL en efecto durara mucho, mucho tiempo. Varios años con aprobados generales, los chicos sin tener profesores y sin tener que empollar gilipolleces en los libros de texto. Qué genial.
La quinta razón por la que es bueno, pero morrocotudamente bueno el TIL, es porque así don José Ramón Bauzá puede ocultar tras tanto humo y tonterías anticatalanistas la vacua realidad de su gestión, su nimiedad al frente del gobierno, su nada hacer durante ya más de dos años. Que será lo mismo que podrá mostrar al final de legislatura. Qué sería de nuestro presidente, de su gobierno y de su partido si no fuera por el TIL.
En fin, que nunca un decreto que son dos, y si fuera necesario tres, ha dado tanto para tantos a cambio de tan poco, que diría un gran estadista. Bauzá mismamente, claro está.

06

09 2013

Huelga y sindicatos

Los dos sindicatos de clase, UGT y CC.OO., han convocado huelga general para el 29 de septiembre. Ni ellos mismos, sin embargo, la querían. Ni servirá de nada porque Zapatero seguirá con lo suyo, sea lo que sea. Antes de fin de año, por ejemplo, perjudicará el sistema de pensiones. Los sindicatos se han equivocado. Se dejaron engañar por el presidente del gobierno –como tantos otros- y no fueron capaces de reaccionar. Cuando al fin lo hacen es mal, tarde y obligados por una sociedad que cada vez les entiende menos. Pueden argüirse razones contra los sindicatos, pero mal harían los trabajadores españoles si se creyeran la ofensiva que en contra de UGT y CC.OO. ha desatado la ultraderecha. Con unos sindicatos más débiles de lo que son, los derechos de los trabajadores se debilitarían mucho más de lo que ya lo están y las patronales harían lo que quisieran. Los sindicatos son tan necesarios ahora como siempre.

17

09 2010