Entrada etiquetada ‘nacionalistas’

El TIL es muy bueno

06

09 2013

Lo es por varias razones. La primera porque qué haríamos sin el TIL de nuestros corazones los periodistas. Nos ha dado de comer durante todo el verano, vamos a iniciar el otoño tilizados y ya verán ustedes como durante el invierno todo será igual. De hecho esto va a ser bandera electoral de 2015 para el PP, para el PSOE, para Más e incluso para algunos de los pequeñines que están allende de los muros parlamentarios. Nos dará mucho, mucho alimento esto del TIL, fijo que sí.
La segunda razón por la que el TIL es bueno buenísimo es, ya lo he argumentado otras veces, porque a todos los partidos les va de perlas por razones diferentes. Todos creen que van a sacar algo. Evidentemente no será así. Pero y qué. Ahora lo creen, las criaturitas del Señor. Dejémoslas divertirse.
En tercer lugar sería bueno, buenísimo fetén si en efecto los profes hicieran por él una huelga indefinida que durara meses y meses, años y años. Ya veo a los dirigentes del STEI pidiendo por las calles, “dame algo, aunque sea los buenos días”, para la caja de resistencia huelguística, con las ropas hechas jirones, con las barbas descuidadas, con los pelos enmarañados, sin lavarse… No, no me sean ustedes malos, pero malos de verdad, como los hermanos malasombra, que seguro que los veremos así, a los heroicos dirigentes sindicales, ¿por qué no se lo creen?
En cuarto lugar sería más que bueno, estupendo para los alumnos que esto del TIL en efecto durara mucho, mucho tiempo. Varios años con aprobados generales, los chicos sin tener profesores y sin tener que empollar gilipolleces en los libros de texto. Qué genial.
La quinta razón por la que es bueno, pero morrocotudamente bueno el TIL, es porque así don José Ramón Bauzá puede ocultar tras tanto humo y tonterías anticatalanistas la vacua realidad de su gestión, su nimiedad al frente del gobierno, su nada hacer durante ya más de dos años. Que será lo mismo que podrá mostrar al final de legislatura. Qué sería de nuestro presidente, de su gobierno y de su partido si no fuera por el TIL.
En fin, que nunca un decreto que son dos, y si fuera necesario tres, ha dado tanto para tantos a cambio de tan poco, que diría un gran estadista. Bauzá mismamente, claro está.

Cataluña y su independencia

11

09 2012

En Barcelona ha salido a la calle mucha, muchísima gente para reclamar la independencia de España. Quieren que Cataluña se convierta en un nuevo estado de la Unión Europea. Dejemos ahora las discusiones bizantinas de cuántos eran realmente los manifestantes, de si todos se manifestaban exactamente por lo mismo, de si los catalanes estarían mejor o peor siendo Cataluña independiente, de si la Unión aceptaría la declaración de segregación unilateral o no, de si es aplicable al caso el derecho a la autodeterminación recogido por las declaraciones de la ONU o si esto es pura fantasía…
Dejemos todo esto aparte y centrémonos en cómo es posible que crezca tanto el independentismo en una región en la que o mucho cambia la coyuntura política o pronto va a provocarse una situación institucional muy peliaguda. Que tras la negativa de Mariano Rajoy a Artur Mas de “pacto fiscal”, el presidente catalán convoque elecciones bajo la bandera de o ese pacto o independencia.
Hace algo más de dos años era imposible que tal escenario pudiera producirse. Pero está a punto. ¿Por qué? Es cierto que Mas juega al despiste –no en vano es tan inútil como Bauzá aquí, Rajoy por todo y etcétera- y también es cierto que la crisis tan profunda hace agarrarse a cualquier clavo ardiendo, incluido el independentista, pero no se explica solamente por estas razones. Ha de haber algo más. Y ese más es que la corte de la villa madrileña no parece entender nada de las legítimas reivindicaciones nacionalistas periféricas. Lleva más de tres décadas sin entenderlas. Por mucho dinero que dé a los gobiernos nacionalistas, por muchas competencias que traspase nunca será suficiente. Solamente hay dos opciones. O cerrar el mapa autonómico o plantearse seriamente una reforma del Estado porque el actual no está funcionando.
Dado que a estas alturas la primera opción es imposible –hay una clase política autóctona formada por PP-PSOE en cada región autónoma no nacionalista que abortaría la intención- no existe otra que afrontar la reforma seria, a fondo, del Estado. Para hacer ahora lo que las circunstancias impidieron en 1978. Crear una estructura acorde con la diferencia –sociológica, histórica, lingüística y, sobre todo, política y electoral- de País Vasco y Cataluña. No para evitar que crezca el independentismo –como han pretendido todos los fallidos intentos de cohabitación con los nacionalistas- sino simplemente para convivir todos en la máxima armonía posible.
Y si llegara el momento que esto último no fuera posible, pues a separarse civilizadamente. Que otros lo han hecho y no ha pasado nada.

Nacionalistas y España

02

07 2010

La sentencia del Tribunal Constitucional irritó a los nacionalistas, no sólo a los catalanes como se ha visto en Baleares. Y que Zapatero haya dicho que con ese fallo se termina el proceso de descentralización ha provocado un pequeño terremoto en la Cataluña política. Los nacionalistas no quieren que se cierre de ningún modo. Para algunos de ellos, ante esta situación, no hay más remedio que optar por la independencia unilateral. En el otro lado no faltan los nacionalistas españoles que ven en la sentencia del Constitucional la ruptura de España. Unos y otros exageran. Y Zapatero se equivoca, nuevamente. Mientras que no se reforme la Constitución para otorgar a Cataluña y al País Vasco un estatus diferente al resto de regiones la estructuración política de España no funcionará. No es cuestión de nacionalismos –éstos siempre muy pegados al sentimiento- sino de racionalidad, de reconocimiento de una realidad histórica, le pese a quien le pese.