Entrada etiquetada ‘Pastor’

Bauzá, el PP y Pastor

16

06 2012

A José Ramón Bauzá le gusta forzar situaciones. Nunca busca la contemporización. Nunca disminuye la intensidad de su posición. Todo lo contrario. Si ve que podría darse un potencial acuerdo, dice o hace algo que lo evita. Ocurre en todos los frentes que tiene abiertos. No se trata tanto de lo que hace como de cómo lo hace. El paradigma son los dos famosos hospitales. En realidad no los ha cerrado ni los cerrará –si es que lo hace definitivamente- hasta dentro de un año y medio. Pero lo anunció, así, rotundo, salvaje, brutal: cerramos dos hospitales. Y se armó la marimorena. Hubiera podido anunciar una futura reorganización de los recursos hospitalarios de los dos centros, con negociación con trabajadores, con el objetivo de encontrar una nueva reubicación, solamente si ésta fuera necesaria, para mejorar el servicio. Pero Bauzá no es así. Le gustó anunciar el cierre. Con dos. A lo bestia.
Así es él y así se comporta con todo y con todos. Como con Antoni Pastor o en su día con Jaume Font. Todos sabemos que en realidad no existe ningún problema de Pastor –o de Font- con la política lingüística del PP. Si uno y otro hubieran tenido lo que deseaban –portavoz del grupo parlamentario y presidencia del Consell- seguirían en el PP y explicarían hoy en día que gracias a ellos las tesis más bestias del radical anticatalanista Carlos Delgado no se han llevado a cabo. Bauzá hubiera podido evitar el cisma con los dos. Pero no quiso. Prefiere la ruptura total. Acabar con el que no se le cuadra sumisamente. Si fuera diplomático el mundo estaría en guerra en dos días.
Es una actitud muy peligrosa en un político. Porque antes o después a todo aquel que gobierna le llega el momento de necesitar apoyos. En ese momento le hacen pagar, con muchos intereses, la altanería y la crueldad de la que ha hecho gala durante tanto tiempo.

El catalán, Delgado y Bauzá

29

04 2012

Tiene razón Carlos Delgado. El diputado y alcalde de Manacor Antoni Pastor sabía perfectamente cuál era la apuesta programática de su partido en relación al catalán. Y se presentó defendiéndola. Está claro que Pastor es crítico con Bauzá porque éste no lo hizo, como le había prometido, portavoz parlamentario. Así que por tanto es cierto: Delgado tiene razón. Sin embargo es una razón peligrosa por dos motivos.
El primero, más evidente, porque al reñir en público a Pastor asume, con su chulería característica, un papel que no le corresponde. Y de paso deja al presidente del PP y del Govern en muy mal lugar ante los suyos. Porque le resta autoridad. Recuérdese que en el último congreso Delgado perdió por el 30% ante el 70%. Como mucho ése es el apoyo interno a sus delirantes teorías lingüísticas. Su salida de tono por tanto puede haber molestado sobremanera a la mayoría clara del partido. Y por aquí aparece el segundo motivo por el cual su razón puede acabar por ser un serio error.
De forma explícita Delgado dice que ahora el PP está aplicando lo que él siempre ha defendido, en cuanto a la aniquilación del catalán –un idioma que en su versión mallorquina jamás perpetra el conseller: ya tiene bemoles que quiera parecer un ignorante-, e implícitamente se erige en el faro del partido por encima del presidente en la cruzada contra el catalán. Es un desprecio al presidente ante el –recuérdese- 70% de las bases que votaron a éste. Por mucho que Bauzá traicionara, que lo hizo, a los apoyos que le ayudaron a ganar el último congreso –los regionalistes Pere Rotger, Jaume Font, Antoni Pastor., o bien también José María Rodríguez, entre otros- y que después pactara con Delgado, que ahora éste saque pecho y se erija –al menos en la cuestión de cargarse el catalán- en comandante por encima del presidente, y éste consienta, es un error estratégico tremendo a los ojos de la mayoría del partido que derrotó a Delgado. Errores de esta naturaleza se pagan.

Bauzá

30

01 2011

José Ramón Bauzá se ha impuesto a José María Rodríguez. Ni el viejo león ha sido capaz de ganarle el pulso. Como antes Jaume Font, Antoni Pastor y los enfadados por la designación de María Salom, Rodríguez se ha tenido que rendir a la evidencia. Bauzá manda. Desde septiembre pasado el presidente ha demostrado ser un hombre de hielo, un tipo que actúa fríamente, que es letal para quien se le opone y que hace lo que quiere. Impuso antes a Salom como candidata al Consell e impone ahora a Mateo Isern, hombre de Carlos Delgado, como número 1 en Palma. La supuesta negociación interna jamás ha existido. Bauzá ha ganado a todos los que se le han opuesto. En estos meses el presidente del PP ha dejado un reguero de damnificados tras de sí de tal magnitud que si el 22 de mayo pierde se lo comerán vivo. Pero si es presidente del Govern, con esta forma de actuar que tiene tan gélida, podrá hacer lo que quiera. Incluso no cumplir alguna de las promesas de cargos futuros que habrá hecho estos días.