Entrada etiquetada ‘profesores’

Bauzá, la huelga y los docentes

04

10 2013

Los profesores y maestros han hecho la huelga como sus peores alumnos les perpetran los exámenes. Lo dijo Lorenzo Bravo –cuatro décadas de lucha sindical y dos de liderazgo en UGT, nada menos- en una radio, que esta huelga no era propia de sindicalistas. Tiene razón. Pero por muchos aspectos que se puedan criticar de la huelga –estrategia inexistente, tácticas ingenuamente cumbayá…- quienes la han hecho han sido profesores y maestros cuya inmensa mayoría viven dramáticamente este paro.
No está en, digámoslo así, el ADN profesional de un docente hacer huelga. Padecen, y mucho, que un chico esté sin clases. Les desgarra anímicamente que los padres les pidan cuándo podrán volver a llevar a sus hijos al colegio. Les contrae el corazón esta situación. Es mentira que solamente piensen en el dinero que se les resta o que así tienen más vacaciones. Cuando se oye –o se lee- a algún energúmeno decir burradas de este calibre es porque es mala persona o no tiene ningún familiar, amigo o simplemente conocido que sea profesor o maestro.
No voy a entrar en el fondo del conflicto, porque esto queda para otra ocasión, aunque sí diré que creo que en las dos partes hay razón. Lo que me interesa ahora es constatar que nadie hace nunca una huelga –bueno, nadie quizá sea excesivo, dejémoslo en casi nadie- por gusto y entre este nadie sobre todo están los maestros y profesores, porque viven un paro así como una dolorosa rotura, por su vocación. Porque dígase lo que se quiera pero sin vocación este oficio es un suplicio. Vale, los habrá, no digo que no, que solamente les interese cobrar la alta nómina –que lo es- y tener las muchas vacaciones –también es así- pero nadie en su sano juicio se mete a dar clases si no tiene vocación.
Por supuesto que toda profesión u oficio tiene sus más y sus menos. Pero solamente hay un oficio que se dedica a enseñar a nuestros hijos durante al menos durante 13 años de su vida, entre los 3 y 16, a ser ciudadanos.
Ese oficio se hace con, en general, mucha vocación especial, muchos menos medios, derroche de ilusión y gran eficiencia a pesar de que los demagogos usen el fracaso escolar contra los docentes. Un oficio para el que no todos, ni siquiera la mayoría, servimos. Para esos profesionales, la huelga es un drama. Por mucho que el señor Bauzá haga cómo si no lo supiera, estos profesionales merecen mejor trato que el que les ha dispensado.

El TIL y las aulas incendiadas

23

06 2013

Los colectivos de profesores nacionalistas, así como los sindicatos, velan armas para el próximo mes de septiembre. Mes en el que comenzará el curso escolar, saludado por una huelga contra la imposición del decreto de Tratamiento Integral de Lenguas (TIL). Se pretende que el paro sea indefinido, pero, bueno, ya veremos, porque a 50 euros por día de huelga no creo que la indefinición en su fin se mantenga durante mucho tiempo. En cualquier caso, lo relevante es que una parte de la docencia pretende pararse para conseguir así que no se imponga el famoso TIL. Y el gobierno de José Ramón Bauzá está encantado de que así sea. Su objetivo –amén de blindar legalmente contra el catalán, como idioma único en la enseñanza, a una parte de la educación privada más elitista- está claro que es incendiar las escuelas. Ppor ura estrategia política doble. Por un lado: cuando el ajeno ataca, los propios, a pesar de sus diferencias, tienden a unirse. Por otro: acotar el posible crecimiento de UPyd a costa del PP, verdadera obsesión de Bauzá. Todo esto a parte, lo substancial es el incendio que está provocando en las escuelas.
Es verdad que la introducción del inglés en el sistema educativo, como lengua vehicular, es buena para los chicos. Pero el PP miente cuando dice que puede hacerse así como pretende. Es imposible. Y por ahí surge la evidencia: el inglés es mera excusa de circunstancia para el otro objetivo.
Vaya por delante que el PP tiene razón en cuanto a la justificación formal de su política lingüística, puesto que el Tribunal Constitucional –con su sentencia contra el Estatuto de Cataluña, en una jurisprudencia de obligado cumplimiento por todo donde existan dos idiomas oficiales- hace del castellano idioma lengua vehicular de toda la administración, incluida la educativa. Y más todavía: dice, taxativo, que el castellano también es lengua propia, junto al catalán, y que por tanto no puede haber monolingüismo en catalán. Así es la ley. Vale. Pero quien aplica toda ley tiene ante sí varias actitudes diferentes para hacerlo. Y es por aquí donde el PP de Bauzá ha buscado no el acuerdo, no el diálogo, sino el ataque directo contra el nacionalismo y el catalán. Y esto no es una cuestión meramente legal. Sino ideológica y política. Y por tanto se le contesta en los mismos términos.
No sé quién ganará políticamente esta guerra, aunque lo barrunto, pero desde luego quiénes van a perder serán nuestros chicos. Debería tenerlo presente el ganador. Porque su obligación es la contraria a lo que conseguirá.

Profesores y catalán

12

02 2011

Un grupo de profesores nacionalistas montaron el otro día una manifestación política en los institutos en contra del PP. Al parecer los funcionarios consideran que los conservadores se tienen merecida la insólita movilización crítica –de escasísimo seguimiento- por lo que piensa sobre el catalán José Ramón Bauzá. Como si no tuviera todo el derecho del mundo a pensar cualquier cosa sobre el particular. Y los profesores funcionarios no son nadie para decir lo que debe pensar o no el señor Bauzá. Éste puede que tenga opiniones sobre el catalán que son más bien tonterías, pero la libertad de expresión consiste en que tiene derecho a expresarlas. Y en democracia nada es sagrado, si siquiera la lengua, y todo es política: se vota y todo puede cambiarse, también el catalán o el castellano. Por mucho que el señor Bauzá diga tonterías sobre la lengua histórica balear, los funcionarios susodichos han estado, como poco, muy desafortunados al meter en las aulas sus creencias políticas.