Entrada etiquetada ‘psoe’

El caso España

El problema realmente serio, grave, profundo de este país no es si la hija del Rey es una delincuente o no. Esto pasa de poco de ser un chismorreo. A su cuenta se rasgan demasiadas vestiduras, hipócritamente. Ya me dirán: la séptima en la línea de sucesión. Como si fuera la vigésima. Que más da. No. Lo importante, relevante, trascendente para el país, es el deterioro institucional generalizado. Esto es el caso España.
El caso es la degradación del sistema institucional. Empezando por Jefatura del Estado, que está representada por un hombre que, a la vista bien ha quedado, no está en condiciones de sobrellevar esa carga, y sin embargo, sin que nadie explique por qué, ahí sigue.
El caso consiste en que la Casa del Rey yerra sin fin, una vez y otra –la última, el “martirio”: hay que tener cara dura-, y nadie reacciona o, al menos, nadie nos explica si se hace algo para evitar esas meteduras de pata, muy graves, que afectan negativamente al país. No es baladí que la imagen de España en el extranjero por culpa del Rey haya caído como nunca antes, desde sus cosas con la amante y la caza de elefantes. El paradigma es Latinoamérica. Lo de Panamá es el último episodio –tras los de Argentina, Bolivia…- de nuestra decadencia irreversible por aquellos andurriales sin que la Jefatura de Estado se dé por preocupada y ocupada: si no sirve para eso, ¿para qué entonces?
El caso es también que tenemos un gobierno de un partido que está bajo muy severa sospecha de ser corrupto y que incluso existen papeles que como poco dan para enfadar al personal, y el ejecutivo, con Mariano Rajoy al frente, pues, nada, oigan, como si lloviera. No pasa nada. Pero ahí afuera lo saben. Y toman nota.
El caso es también que el principal partido opositor, que ha gobernado el país y que volverá a hacerlo, también está rigurosamente atacado por sospechas de corrupción masiva –unos 120 imputados, nada menos, con una ex ministra como estrella- y la dirección andaluza y nacional, como quien oye llover. Talmente el PP.
Todo esto es el verdadero caso España.

Etiquetas: , , , , ,

10

01 2014

Armengol, Calvo y el PSOE

Aina Calvo ha decidido anunciarse como futura participante en las elecciones primarias de su partido para elegir candidato a número 1 de la lista electoral por Mallorca al Parlamento. Lo cual es lo mismo, en la jerga de los políticos, que decir que opta a ser la candidata a la presidencia del gobierno regional. Por lo oído y sabido resulta que tal anuncio ha caído como una patada en el hígado a la dirección encabezada por Francina Armengol, que se ha puesto a trabajar denodadamente para impedir que Calvo se salga con la suya.
Armengol “v” Calvo o viceversa. Ya tenemos el morbo mediático montado para los próximos meses en relación a lo que pase en el partido mayoritario de la oposición. Es exactamente lo mismo que le está pasando al PSOE desde finales de los años ochenta. En concreto desde el congreso de 1986. Que a fuerza de ocuparse y preocuparse cada vez más de ellos mismos, hasta no ocuparse ni preocuparse de nada más, han llegado a creerse que tiene importancia para su partido que un candidato u otro se ponga al frente de la lista electoral mallorquina. En realidad eso no es ningún problema. O no debería serlo.
El problema, o drama más bien, para el PSOE en Mallorca es que en las últimas elecciones autonómicas, en 2011, obtuvo en esta isla algo más de 9.000 votos menos que en las primeras elecciones autonómicas, celebradas en 1983, veintiocho años antes. Lo han leído bien. En casi tres décadas la progresión del voto mallorquín socialista no ha sido tal sino regresión, pues ha retrocedido esa cantidad de sufragios que representa el 10% de lo obtenido veintiocho años antes. Ningún otro partido de ámbito balear o nacional –ni de ninguna otra región ni país democrático del mundo- es capaz de alcanzar ni acercarse, por de lejos que sea, a esa incapacidad política absoluta.
Pero esto para el PSOE debe ser un simple dato sacado de contexto, demagogia barata y el etcétera habitual que usan sus representantes a modo de excusa para poder seguir haciendo todo lo que sea necesario para perjudicar objetivamente a su partido.
¿Qué extraño mecanismo mental les lleva a actuar así y a haber metido a su formación en ese pozo negro? No lo sé, pero es un tema de estudio psicopolítico de lo más interesante, si es que alguna vez existe tal disciplina.

19

11 2013

Huelga lánguida

El movimiento de profesores está languideciendo. Era lo que se podía prever. El seguimiento del día único de huelga “indefinida”, un viernes aislado, fue un enorme fracaso. No solamente por los efectivos de brazos cruzados, apenas la mitad, según el STEI, sino, sobre todo, por la mínima activación de la protesta ante la asamblea de alcaldes. Ni un tercio de los que se congregaban ante el Parlamento cada martes. ¿Qué está pasando?

Pues que quien decidió la huelga indefinida como primera medida de presión no tenía por objeto ganar la huelga. Lo dijo Lorenzo Bravo en una radio: “esto no es una huelga convocada por un sindicalista”. La crítica era nítida para sus compañeros de educación de la UGT y para el resto de sindicatos. Y en especial estaba dirigida a la Asamblea de Docentes, un ente que al estilo del 15-M y de cualquier otro por el estilo, supuestamente asambleario y autogestionado, tenía otros objetivos en lugar de los confesados. Porque una lucha sindical se gradúa. Ésta no. Lógico porque no era lo importante lo que se decía.

Esta movilización de los profesores ha tenido todos los síntomas de la agitación política. Ha buscado mucho más la foto que la verdadera consecución de los objetivos supuestamente reivindicados. Lo que importaba era parecer que se iban a conseguir y no obtenerlos. Tras el éxito mediático de la manifestación del 29 de septiembre, y luego de quince días de huelga “indefinida”, se buscaban excusas desesperadamente para definirla como acabada. Una semana más y sin obtener nada volvieron a clase. Luego convocaron a un día de huelga el viernes 8, a la vez que la Asamblea hizo público que lo que desea es que todas las clases sean en catalán, tal y como el PP siempre dijo que era de lo que se trataba y por eso definió la huelga como “política”. Ante estas nuevas circunstancias, la mayoría de docentes ha dado la espalda al movimiento. Normal.

¿Ha ganado el gobierno de Bauzá? La huelga sí, a la vista está y nadie puede negarlo. Sin embargo su TIL no se aplicará. Contra los que tienen que ponerlo en práctica es imposible implantarlo. Claro que esa “insumisión” que se ha anunciado será otro tremendo fracaso, porque toda insumisión implica actuaciones ilegales que la inmensa mayoría de profesores no perpetrarán, pero hay muchas maneras de boicotear dentro de la más estricta legalidad.
En cuanto a la parte de lucha sindical, que es la esencia de esta guerra del TIL, la Asamblea impulsó la huelga para cargarse al STEI. Cuando la Asamblea se convierta –si es que lo hace- en sindicato y se presenta como tal –o como órgano alternativo con firmas suficientes, si es que así es posible, que no lo sé- a las próximas elecciones sindicales veremos si ha conseguido su objetivo verdadero. Para evitar el desastre, el STEI se ha radicalizado y se muestra tan huelguista por nada como la misma Asamblea. A la fuerza ahorcan.

Por la banda estrictamente partidista del asunto, si alguien se cree que el TIL va a mover un voto a favor o en contra del PP es un ingenuo o está muy mal informado sobre cómo funciona la intención de voto. Otra cosa es que hasta ahora al PP le esté saliendo muy bien todo esto, porque con la ayuda inestimable de Francina Armengol está situando al PSOE dónde quería tenerlo. Aunque Aina Calvo parece que se ha dado cuenta y quiere dar otro rumbo a su partido. Claro que para eso tendría que ganar las primarias. Largo lo fiáis…

14

11 2013

TIL para todos

El gobierno de José Ramón Bauzá va camino de obtener el éxito tan perseguido. Que el curso escolar próximo se inicie en medio de una fenomenal bronca o, mejor todavía, que no comience por una huelga de los profesores.
La historia de la aplicación del famoso decreto TIL –Tratamiento Integral de Lenguas- se está convirtiendo en una mina para el PP, para los más radicales pancatalanistas, para el PSM-Més, incluso para el PSOE –en este caso solamente para su dirección- y por supuesto también para los más furibundamente anticatalanistas
Para el PP porque así crea su propia barrera para acotar el crecimiento potencial de UPyD a costa suya, que es la obsesión de Bauzá y de su reducido círculo de hierro. Y además satisface a la pequeña falange anticatalanista que tiene el partido en su seno, amén de a los entornos ultra radicales de derecha que giran alrededor.
Para los más conspicuos radicales pancatalanistas esto del TIL ha sido una bendición. Creen que de esta forma activan a un profesorado que no se siente representado por el catalanismo moderado sindical del STEI y de esta forma aspiran a resquebrajar la hegemonía que ha tenido este sindicato en la educación pública.
Para el PSM-Més es una oportunidad de reverdecer laureles catalanistas entre el profesorado, aunque tenga la presión de los antedichos que si consiguieran erosionar al STEI luego irían a por él. No en vano el PSM siempre ha sido objetivo de estos radicales, por ser “español”, “regionalista” y demás supuestos insultos que le suelen endosar. No obstante, para su reducida parroquia –en todo caso infinitamente superior a la de su críticos más radicales, claro está- el TIL sirve como acicate para mantener en alto y ondeando la más tradicional de las banderas de este partido.
Para el PSOE… bueno para el PSOE es un misterio qué puñetas debe su dirección creer que puede obtener de la furibunda oposición –a pesar de que buena parte de su electorado esté a favor- a la política lingüística del PP y al TIL. Pero si sus directivos están la mar de contentos así, y así se les ve sin duda, pues entonces perfecto para ellos.
Para los anticatalanistas extramuros del PP la polémica les da aire. Son poquitos, casi inexistentes –tantos como sus contrarios, un día de éstos podrían hacer una fiesta de la diversidad, todos juntos, a ver cuántos suman- pero como Bauzá les idolatra todo esto les viene de perlas, con sus demagógicas libertades ficticias, imposiciones alucinadas, el catalán ajeno y las modalidades propias y demás zarandajas.
Total, que con esto del TIL están todo encantados. Porque todos creen que algún provecho van a sacar. Para quienes me temo que no será nada provechoso va a ser para los alumnos que van a tener un curso próximo de lo más movido. Pero claro, ¿a quién interesan los chicos?

15

08 2013

Las identidades españolas

El PSOE de Rubalcaba, con el entusiasta apoyo de nuestra Francina Armengol, aprobó la propuesta de reforma constitucional para hacer de España una federación. No es mala idea. Aunque mejor sería la confederación, que resultaría ser –a despecho de lo que dice la Constitución- una organización del Estado mucho más lógica con la naturaleza identitaria del país. Que es múltiple, como todos sabemos. Y que lo ha sido siempre, bajo una denominación oficial u otra. Así que esto del ser diferente al común no es nada inventado hace tres días, como algunos fantasean. Los “hechos diferenciales”, que significan ni más ni menos que identidades nacionales distintas a la española-castellana, existen y seguirán ahí pase lo que pase. Dado que van a estar, qué mejor que en una democracia estén cómodos, ¿no?
Por eso el federalismo del PSOE podría ser un buen primer paso en esa dirección. O podría haberlo sido. Porque ahora, en estos momentos, con lo que cae, con la apuesta secesionista catalana –y con la vasca a la expectativa- no sé si la propuesta socialista llega algunos años tarde.
Pero bueno, se le llame cómo se le llame –federación, confederación…- el resultado debería ser el mismo. Que las dos comunidades autónomas –País Vasco y Cataluña- con características nacionales diferentes a la identidad española del resto puedan tener sus propias instituciones blindadas en lo que les atañe exclusivamente ante cualquier injerencia exterior. Luego, por pragmatismo, podrían existir ámbitos compartidos, sobre todo de puertas afuera del país. Esto puede ser formalmente el federalismo asimétrico o la confederación, pero tiene que ser así. Y no vale de nada que me digan que sería tanto como acabar con la supuesta igualdad que ahora existiría, al decir de algunos. ¿Seguro? La España autonómica es asimétrica en las competencias. ¿O es que Baleares tienen concierto económico, policía…? No, ¿verdad? Pues eso: que la asimetría ya existe. Para nada se alteraría la realidad si la reconociéramos formalmente.
De esta manera España se dotaría de una estructura jurídica y política más acorde con lo que es de veras y no con lo que algunos pretenden que sea.

09

07 2013

El PSM y la corrupción

La diputada del PSM Joana Lluïsa Mascaró ha dimitido porque ha sido imputada por una juez en la investigación de supuestas irregularidades en la concesión de ayudas –cuando ocupaba el cargo de responsable de Cultura y Patrimonio del Consejo Insular de Mallorca- a una organización senderista llamada El Camí. Desde luego es una actitud nueva en esta región. En la que nos habíamos acostumbrado a la corrupción masiva sin dimisiones dignas. Donde en los tiempos de los escándalos protagonizados por UM tanto el PSOE como IU, y también el PSM, cubrían políticamente la posible corrupción de los de Maria Antònia Munar. Y donde también ahora mismo el PP de José Ramón Bauzá y el PSOE de Francina Armengol aguantan como diputados a Pere Rotger y Xicu Tarrés, respectivamente, –el socialista llegó a ser cabeza de lista por Ibiza-, ambos imputados en casos de posible corrupción política.
Es más: lo normal, al menos en el sentido de que es habitual, es que los que cubren políticamente la corrupción se inventen incluso conspiraciones en su contra. El más reciente caso es el del portavoz del PP, Miguel Ramis, quien clamaba hace un par de semanas contra el trato injusto contra su partido. Trato injusto de la juez que luego ha encarcelado al chico este de El Camí. Una ocasión de oro –¡tantas ha desaprovechado- para quedar calladito. Es lo mismo que los de UM que salían –y salen- a denunciar persecuciones fantasmagóricas. Lo que sea antes que hacer lo que ha hecho el PSM. Ayudar a la defensa de su diputada y callar, respetando el quehacer de la justicia. Que es lo que toca.
Al contrario que la poca vergüenza que demuestran las direcciones del PP, del auto titulado “transparente” Bauzá, y del PSOE, de la nunca-pasa-nada Armengol, el PSM actúa correctamente. No debería ser noticia ni motivo de comentario. Pero lo es, porque no es lo habitual. Es insólito, de hecho.

02

04 2013

España, un país de saldo

La monarquía de espalda a la pared, sin saber qué hacer ni decir, el gobierno nacional bajo sospecha por los famosos papeles del caso Bárcenas, el PSOE sin ser capaz de ser percibido como alternativa y, en nuestro doméstico corral, tenemos a un presidente que ha mentido en relación a sus ingresos. No están menos mal en Cataluña, donde Oriol Pujol está en la picota, ni en Valencia, ni en Madrid, ni en Andalucía…
España parece un saldo. La prensa internacional se ríe de nosotros. Recientemente el prestigioso The Economist hacía juegos de palabras con el famoso “no hay pan para tanto chorizo”, The New York Times no pierde ocasión para hablar del drama del paro y de la miseria en las calles españolas, incluso la normalmente seria BBC no se resistió a la tentación de ironizar con la comparación entre España y Uganda –por aquello de que “no somos Uganda”, de Rajoy al ministro Guindos- , Wall Street Journal y Financial Times analizan que el peso de la corrupción lastra la economía española…
No sé qué extraño conjuro persigue conseguir el PP con el strip-tease de renta de sus dirigentes. También Jaume Matas mostró su declaración de IRPF y ya ven ustedes. ¿Será que desde Rajoy hasta José Ramón Bauzá los conservadores se creen que en eso consiste la transparencia y que sirve de algo con lo que está cayendo? Si es así estamos más que mal.
Tiene razón la periodista y economista alemana en España –que escribe para varios medios económicos- Stefanie Claudia Müller para quien los dos grandes partidos españoles están arruinando el país “para varias generaciones”.
No sé qué remedio tiene esta maldita situación. Salir a la calle no sirve de nada. Al menos no hasta ahora. Votar, todavía menos, porque no existe alternativa al PP-PSOE. Y mientras tanto los conservadores mostrando sus michelines económicos –qué ricos son, por Dios, y algún medio va y los titula: “clase media y media alta”; joder: en una región en la que casi 6 de cada 10 declarantes a Hacienda gana como máximo 15.000 euros brutos al año- y los socialistas enrocándose en su cómoda oposición.
En fin. Esto es España. Un saldo de país.

10

02 2013

La corrupción en España

Vivimos en un país en el que hay dos tipos de corrupción política. La personal, la del tipo que mete mano a la caja pública para quedarse los cuartos y la otra, la que es parte de la estructura política, la que tienen por destinatario los partidos políticos.
Esta última es la más preocupante. A la primera, mal que bien se la persigue y poco o mucho vamos avanzando hacia su extirpación. Nunca será ésta total, ya lo sabemos, pero socialmente hemos conseguido que aquel que nos roba se vea estigmatizado. No siempre fue así. Por tanto por este lado hemos mejorado. Sin embargo con la otra todavía nos queda mucho trecho por recorrer.
Estos días hemos visto cómo la fiscalía llegaba a un acuerdo con Unió Democràtica de Catalunya (UDC) mediante el cual ésta devuelve unos dinerillos cobrados “equivocadamente” –casi 400.000 euros- y la petición de cárcel –entre 7 y 11 años- se desvanece. Aquí paz y después gloria. Relacionado con este asunto, el que fue secretario general de Alianza Popular, Jorge Vestringe, decía que lo de UDC no es nada aislado porque en su tiempo su partido, hoy PP, ya lo hacía. Y a la vista de los últimos acontecimientos, lo del extesorero del partido conservador, hay que tomarse seriamente las palabras de Vestringe.
Ni lo de UDC, ni lo del PP ni en su día lo del PSOE puede aceptarse. En medio de esta enorme crisis económica y política, estas prácticas son insoportables y de nada vale decir que todos y siempre lo han hecho. Hay que acabar con esta lacra. Cómo sea. Y ahora. Porque si no el sistema va a corromperse tanto -¿lo está ya?- que ningún remedio será posible.

Etiquetas: , , ,

20

01 2013

No estamos en los años treinta

Finalmente ha habido pacto entre CiU y ERC. Qué otra opción podía haber. Dadas las circunstancias, era la única. Y todo el mundo lo sabía. Por eso resulta conmovedora la sorpresa que en Madrid algunos dicen haber tenido. En realidad nada más lejos. Pura impostura.
Artur Mas no tenía otro remedio –sí, bueno: dimitir, pero esto ya se sabe que no va con los políticos españoles- para poder aguantar en el cargo, ganar tiempo para que ve qué puede hacer –si es que puede algo, que más bien no- y confiar en no tener que convocar de nuevo elecciones en breve tiempo.
En Madrid, la derecha más recalcitrante, la de la FAES del ultra Aznar y compañía, se relame ante la debilidad de Mas. Al echarse en brazos de los radicales de ERC los exacerbados nacionalistas castellanistas ya le tienen donde querían. Ahí está el perverso catalán, el rompe España, el traidor, el felón… a por él y a por todos los que como él nos agraden, a por ellos y que nada quede. Y se reafirman día a día en su –de nuevo- Santa Cruzada. Juan Carlos-y-Cierra-España. Antes-roja-que-rota. Y todo lo demás.
Afortunadamente los tiempos cambian y no estamos como hace setenta y cinco años. Que si no… Pero no faltan paralelismos. Esa vacua radicalidad del nacionalismo catalán. Esa extrema virulencia del nacionalismo castellanista. Ese intenso deseo de ambos de ir al choque. Esa incapacidad de la moderación progresista –el PSOE, en este caso- de mantenerse a flote. Esa sustitución de la razón por la pasión, lo que tanto agradaba a Mussolini por cierto. Esa invocación a naciones, patrias y demás zarandajas. Esos trapos de colorines que unos y otros blanden como pabellones de su respectiva pureza contra la innata perversión del otro. Ese blanco y negro. Ese todo o nada.
Afortunadamente, ya digo, no estamos en los años treinta.

Etiquetas: , , , , , ,

24

12 2012

Cataluña y la refundación de España

Aunque a los nacionalistas les irrite, lo cierto es que las urnas han dado un varapalo a Artur Mas, a CiU y han desvanecido la posibilidad de la independencia. Se mire cómo se mire es así. En política las sumas aritméticas facilonas (CiU más ERC, tantos diputados: mismamente) son el refugio de la ceguera voluntaria. Y no hablemos ya de lo que algunos sesudos analistas nacionalistas pretenden: sumar  al bloque separatista a Iniciativa-Izquierda Unida para pretender hacer ver una amplia mayoría que no existe.
El fracaso indepedentista es total. No habrá independencia y tampoco referéndum. Porque aunque CiU se escudara en ERC para convocarlo, el Tribunal Constitucional lo anularía y no pasaría nada. Eso es lo que ha determinado el fracaso de Mas. Que el referéndum, de haberlo, será una pantomima pactada con Madrid para que CiU no quede tan mal.

En Madrid que ERC sea independentista se asume y no asusta a nadie. Se le aguanta -más mal que bien- y ya está. El problema era CiU. Que a Mas le saliera bien lo de la “mayoría excepcional” suya, propia, maleable a voluntad. Eso era lo que aterrorizaba. Para bien o para mal -allá cada cual con su opción- eso no ha sido y no será en el futuro, al menos en muchísimos años. Vamos, que no ha nacido todavía el catalán que pudiera ver algo diferente.
Otra cosa  es que todo pueda seguir siendo igual en España. El país tiene un problema serio de definición estructural. El sistema autonómico hace aguas y aunque no sea el responsable -que no lo es- del dispensio público, su utilidad -caso balear, por ejemplo- es discutible. El “café para todos” fue un mal invento.
Ahora que el PNV está más moderado que en los últimos años y que CiU ha recibido el palo en las urnas, debería ser el momento en que los dirigentes de PP y PSOE asumiesen que hay que hacer cambios pactados con los nacionalistas pragmáticos catalanes y vascos. Cambios no para salir del paso, sino para refundar España.

27

11 2012