Entrada etiquetada ‘ultraderecha’

Orgullo anticatalanista ignorante

En una reciente intervención en un programa de un predicador radiofónico de la ultraderecha, el jefe del Círculo Balear aseguraba que el gobierno de José Ramón Bauzá ha traicionado el “anticatalanismo” que en la oposición decía que practicaría en caso de llegar al poder. No me consta que jamás el PP haya hecho bandera expresa de eso que Jorge Campos llama el “anticatalanismo”. Lo cual delata al circulado aspirante a líder de eso mismo. Delata su convicción anticatalanista –que ya es triste definirse por ser anti algo- y no a favor de una supuesta libertad, tal y como habitualmente intenta disimular, ante una pretendida opresión, que es inexistente, lo cual, a su vez, delata lo muy alejada del mundo real que está esta gente. Son antisistemas, al mejor estilo de los “indignados” –de hecho también lo están, indignados, pero no por motivos socioeconómicos, claro está-, y como tales aspiran a desmontar el sistema para sustituirlo por otro. En su ciega cruzada ni siquiera les sigue Bauzá, que ya es decir.
Cada persona tiene derecho –faltaría más- a defender lo que crea oportuno. Y hay que respetar, por supuesto, ese derecho a decir lo que se quiera. Incluso tonterías, como es el caso de los anticatalanistas. Sin embargo no se puede respetar –de hecho, no se debe- la cantidad de simplezas que uno escucha y lee de boca y ordenador de esa gente tan orgullosamente ignorante.
Afortunadamente son cuatro gatos fuera del sistema y excepto sus colegas de la ultraderecha nadie les hace ningún caso. Ya digo: ni siquiera Bauzá, que ya es decir.

21

03 2013

La ultraderecha en TVE y las elecciones vascas

Vivir en un país, España, en el cual la televisión pública de todos los ciudadanos está secuestrada por un grupúsculo de extrema derecha incrustado en el PP resulta descorazonador. Hasta ahora era una mera sospecha. Por eso cabía la esperanza del yerro. Ya no. La sospecha ha mudado en absoluta certeza. Como orgullosamente TVE demostró la noche del día de las elecciones vascas.
La cobertura nocturna del resultado electoral de Bildu fue asquerosa. Así, sencilla y contundentemente. Lo más repugnante visto en una televisión pública desde hace decenios. No se trató de la simple y habitual manipulación a la que los engendros –que en todas partes pasa igual, dígase ETB, TV3, IB3, TVE…- televisivos supuestamente públicos –de presupuesto a golpe de nuestros impuestos, es lo único público que tienen- perpetran siempre. Esto fue muchísimo peor.
A la candidata del segundo partido en votos, EH-Bildu, se la cortó abruptamente, tras unos pocos segundos de conexión, para pasar al cuarto partido, curiosamente el PP. A ver: Bildu es una candidatura tan legal como el PP, el PSOE o cualquier otra que se presentase. Y tras una campaña electoral sin ejercer ninguna violencia, ni acto ilegal ninguno, con un comportamiento de los miembros de sus candidaturas exactamente igual al tenido por los candidatos del PP, PSOE o cualquier otro partido, han obtenido el resultado espectacular conocido. La televisión pública de todos los españoles -incluidos los que no querrían serlo, como la gente de Bildu- no tiene derecho a hurtar a la audiencia lo que dice la victoriosa cabeza de cartel de la segunda fuerza política del País Vasco. Simplemente: no tiene ese derecho. Bildu, o el PP, o el PSOE o cualquiera otra formación puede gustar o no, pero mientras sean legales deben ser tratadas por la televisión pública acorde a la representatividad social que tienen. En este caso, Bildu tiene más del doble de la representatividad que el PP. Sin embargo pata TVE merece PP más del triple de conexión en directo que el PP.
Además, los periodistas invitados a la tertulia eran todos menos uno de conocido sesgo derechista. ¿Eso es pluralidad? Otrosí: en ese aquelarre de opinión conservadora, se consideró como para lamentar los resultados vascos. Cada cual es libre de opinar lo quiera. Debe respetarse ese derecho. No así cabe respetar toda opinión. Mismamente ésta que lamenta el ejercicio de la democracia en el País Vasco. Esta no hay que respetarla: da asco y está a la altura de la dirección ultraderechista de TVE.

Etiquetas: , , ,

22

10 2012

Conde, el PP y la ultraderecha

Mario Conde, el famoso delincuente de gomina, ha decidido plantar cara a la clase política aspirando a ser parte de ella. Curioso. Nos viene a regenerar un tío que ha sido condenado por la justicia. Un sinvergüenza que nos viene a dar lecciones de vergüenza. Qué país éste. Somos la mar de divertidos. Desde hace tiempo su trampolín político ha sido su grupo mediático de ultraderecha que le ha reído las gracias –pocas, a decir verdad, si es que alguna ha habido- propias del condenado que viene a condenarnos. Desde ahí pretende dar el salto a la política. Si no fuera tan triste y patético sería para troncharse.
Al calor de lo que todas las encuestas auguran –que el PP se erosiona y que el PSOE no levanta cabeza- se abren nichos de voto que en potencial son estadísticamente significativos para opciones demagógicas y populistas. Una es la conocida UPyD. A la que ahora se le añade, para competir con ella, ésta de Conde. Desacomplejadamente de ultraderecha aspira a evitar que Rosa Díez se quede con los votos del descontento del PP. Al respecto, en el seno del PP ya se han iniciado movimientos –tímidos, todavía- de convergencia hacia el engendro radical de Conde. No es extraño. En realidad los apóstoles de la catástrofe, los ángeles del infierno, los predicadores del Apocalipsis llevan años intentando que cuaje su conspiración.
Como es sabido, la ultraderecha denuncia día sí y día también una maquinación general –del Rey abajo, todos: desde el PSOE hasta los jueces pasando por el PP y el Tribunal Constitucional- para acabar con España. Mayor Oreja es paradigma del anuncio de esa trama. Cobra unos 6.000 al mes gracias al PP, que lo colocó en el Parlamento Europeo, y sin embargo asume orgullosamente la condición de evangelista de la ultraderecha contra su propio partido y gobierno a cuenta de la famosa ruptura de España. Tanto les da. A estos sinvergüenzas no hay que exigirles coherencia. A ellos lo que les va es alertar de la conspiración judeomasónica destructora del ser nacional para esconder que, en realidad, lo que conspiran de veras es por la voladura del PP de Mariano Rajoy, al que consideran demasiado moderado. Mario Conde, que es un pobre hombre tan delincuente como fracasado en sus delirios de salvar a España, les sirve como laboratorio de pruebas. A poco que le fuera bien, se lo quitarían de encima y los aguiluchos trasnochados del PP se pasarían al nuevo partido para seguir anunciando el Apocalipsis, desde una organización ultraderechista que controlarían absolutamente. Al menos así se habrían quitado las caretas.

21

08 2012

Rajoy, ETA y la ultraderecha

Está la ultraderecha nerviosa. Nunca vio con buenos ojos a Alberto Ruiz Gallardón, y que Mariano Rajoy le nombrase ministro de Justicia le escamó. Tampoco el moderado ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, es de su agrado, por su moderación y seguramente también por ser catalán, lo cual es por definición algo sospecho en el mesetario ultramontanismo cañí.
No han tardado los ultras en reaccionar. Tres meses después de formado el gobierno ya ven conspiraciones, pactos secretos con los etarras, acuerdos subterráneos con el PSOE y demás consabidas traiciones. Rápidamente las falanges mediáticas de los defensores de la Unidad de Destino en lo Universal han ido tomando posiciones con el objetivo de intentar abortar cualquier atisbo de progresión en el final de ETA. Uno de los gurús de los ultras, Jaime Mayor Oreja, quien por cierto declara que “por qué yo tendría que condenar el franquismo” –diga que sí don Santiago y Cierre España- lo ha dejado muy claro: “no estamos ante el final de ETA”. Esta es la consigna. Ergo Rajoy va camino de sumarse los traidores de lesa Patria.
Pero digan lo que digan los ultraderechistas, es evidente que afortunadamente el presidente del gobierno ha optado por –no había otro camino, claro está- la moderación, el sentido común, la lógica y la democracia.
Todo conflicto armado –sea cuál sea su intensidad- siempre tiene en el momento de su superación el coste terrible de ver a desalmados caminando tranquilamente por las calles. Tras la dictadura de Franco, la familia franquista de Jaime Mayor no fue perseguida de ninguna forma. Ni ella ni ninguna otra, valga la precisión. Y fue este tipo de gente el que formó parte de la perversión de Franco que asesinó, persiguió, exilió, robó y encarceló a cientos de miles de españoles. Cuando acabó su asquerosa dictadura, se les hizo una ley de punto final, y así en lugar de estar ante jueces demócratas que les juzgasen y, en los casos condenados, les enviasen a justa prisión, muchos estuvieron en política durante décadas, como Manuel Fraga. Es asqueroso, pero así se hace la paz. Tras la Segunda Guerra Mundial, los alemanes que combatieron el nazismo –que los hubo y no fueron pocos- tuvieron que ver con infinito asco como millones de nazis tenían cargos políticos, empresas y, en fin, hacían vida perfectamente normal, como si no fueran ratas. Fue el precio de la paz alemana.
Y así podría seguir hasta el cansancio. En todos los conflictos pasa igual. Y con el conflicto provocado por ETA pasará de la misma manera. Lo sabe bien Rajoy que está administrando con sentido común la lógica democrática en este final de la lacra terrorista. Por mucho que le pese a la ultraderecha así es y será.

Etiquetas: , , , ,

01

03 2012

Mariano Rajoy, presidente

Mariano Rajoy al fin será presidente. A la tercera va la vencida. Como candidato ha sido pésimo. No solamente porque no es la alegría de la huerta sino sobre todo porque carece del gracejo de Zapatero, de la labia de González, de la decisión de Aznar o de la aplastante presencia de Fraga. Rajoy ha sido otro tipo de candidato. El anticandidato. El que está predestinado a perder. Pero aguantando –aguantar es ganar, que decía Camilo José Cela- ha conseguido llegar vivo hasta el punto en que el salero de antaño de su adversario se ha tornado inutilidad manifiesta a ojos de millones de españoles que le han huido. Algunos análisis de la izquierda pretenden quitar mérito a Rajoy porque “no ha ganado” sino que “ha perdido” el PSOE. ¿Acaso alguna vez es diferente? No, no lo es. Saber aguantar hasta que el adversario pierda es una virtud política que el virtual nuevo presidente ha sabido ejercer como ningún otro candidato. Bien cierto es sin embargo y como se ha dicho antes que Rajoy ha sido un funesto candidato. Lo cual no lo invalida para ejercer una buena presidencia. Es más: ahora mismo al menos inspira más confianza entre muchos más españoles,incluidos los que  no le han votado, que la que pudiera infundir Zapatero –nula-, Rubalcaba –poca- o cualquier otro presidente socialista. Ya veremos dentro de un año. Pero hoy por hoy el conservador da más garantías que cualquier alternativa. Por eso mismo tiene el gran apoyo que se le dio el pasado 20 de noviembre. No había otra opción. Cualquier otro escenario hubiera sido un desastre para el país. Tiempo habrá de evaluarlo, pero de momento Rajoy es el único capacitado para hacer frente al desastre económico dejado por el PSOE, a la crisis internacional y al reto territorial que plantearán los radicales vascos. Y si bien las dos primeras grandes cuestiones son las más importantes para todos los ciudadanos, la tercera puede ser al cabo ser la más relevante políticamente para el PP, porque la extrema derecha –Jiménez Losantos, Intereconomía y etcéteras- presionará muy mucho cuando negocie con ETA, lo cual hará como han hecho todos sus antecesores sin excepción, y con el futuro gobierno vasco por el nuevo estatuto.

21

11 2011

Los amigos Rubalcaba y Rajoy

El debate entre Rubalcaba y Rajoy lo ganaron los dos. Rajoy, porque no perdió ni un voto entre los suyos -y los que pudiera haber perdido entre la ultraderecha, por demostrar su acuerdo básico en relación a ETA con el PSOE, lo compensaría por el centro debido a la moderación de la que hizo gala- y por ende ganará de calle las elecciones. Y Rubalcaba porque a pesar de demostrar que da los comicios por perdidos también dejó claro que su objetivo no era la competencia electoral sino ganar unos votos -que sin duda los ganó- por su izquierda que le permitan liderar la transición del PSOE tras la derrota en urnas. Lo que sorprendió más del cara a cara fueron los pactos entre los dos equipos de los supuestamente contendientes. Ni una palabra sobre la corrupción, cuando es un gravísimo problema que tiene la política española. Nada de la Unión Europea: ni sobre que esté en casi quiebra, ni del papel de España en ella, ni de… nada de nada, y eso que las cuestiones esenciales europeas no se dilucidan en el Parlamento Europeo sino entre los gobiernos de los estados, por tanto es en las elecciones nacionales donde cabe contrastar seriamente sobre la visión que cada partido tiene sobre cómo debiera ser esa Unión que se nos cae a pedazos. Ni mención tampoco a Zapatero, el triste presidente saliente: ambos lo dieron por más que amortizado. Ni salió a colación el nada espectacular papel ministerial que hizo Rajoy en los gobiernos del siniestro Aznar, el guerrero servil de Bush. En resumidas cuentas, que pactaron no hacerse daño, dar el morbo imprescindible a la audiencia y, sobre todo, que cada uno pudiera lograr el objetivo que se marcaron ambos en el debate. Lo consiguieron.

09

11 2011

El partido de la ultraderecha

Mucho se interpreta sobre el comunicado de ETA en el que anuncia el cese definitivo de la violencia. Es curioso constatar cómo a algunos parece que les duela que los terroristas digan que no van a matar más. Y cómo montan una manifestación preventiva contra no se sabe muy bien qué. De su enfebrecida imaginación surgen conspiraciones que consideran “probadas” porque hay evidencias de contactos secretos entre ETA y el gobierno. ¿O no los había cuando el mentiroso Jaime Mayor Oreja era ministro? Por supuesto que los había. Como ha pasado con todos los demás ministros del Interior. Y es su trabajo que así sean estos contactos: secretos y eficaces en la medida de lo posible. Así se ha llegado dónde estamos. A partir de ahora empieza un proceso largo. Que se supone –o así todo el mundo lo supone- que va a tener que gestionar Mariano Rajoy. Si es que, tal y como aventuran todas las encuestas conocidas hasta ahora, en efecto gana por mayoría absoluta las elecciones generales del próximo día 20 de noviembre. Y vista la reacción moderada, centrada y adecuada de Rajoy ante el comunicado de ETA, y lo mal que ha caído ésta entre el sector más extremado de su partido y entre todo el resto de la ultraderecha, cabe imaginar que si es presidente tendrá en la negociación con ETA un serio flanco de potencial erosión. Tanto que es creíble, al menos hoy por hoy, que la extrema derecha pueda llegar a romper con el sector mayoritario del PP, el normal. ¿Tendremos a medio plazo un partido de extrema derecha liderado por algún gurú de las conspiraciones, tipo Mayor Oreja o Esperanza Aguirre, impulsado mediáticamente por el ínclito ultra de las ondas Jiménez Losantos?

25

10 2011

Noruega, ultraderecha y Bildu

Después de conocerse el múltiple asesinato producido en Noruega la Red se llenó de comentarios. Muchos de ellos dando por supuesto que “los moros” eran los responsables. Sobre todo era perceptible esta suposición –aderezada con las opiniones habituales: que los expulsen, que son unos tales y unos cuales- en las páginas de la ultraderecha mediática. Al conocer la verdad del luctuoso suceso no pocas cabeceras de éstas quedaron un tanto descolocadas. El asesino es de ultraderecha y un cristiano integrista. Inmediatamente en estos foros muchos reclamaban la sensata separación entre lo que pueda creer un tipo que asesina a más de 90 personas de otras gentes que siendo cristianas e incluso ultraderechista no participan para nada de estas prácticas violentas. Bien reclamado está. ¿Pero por qué no reflexionan y se aplican esta misma medicina a su enfermedad que les lleva a suponer como violentos nazis de la ETA a los legítimos y legales representantes de Bildu?

25

07 2011

¿Democracia Real Ya?

Mucha gente no entiende el movimiento crítico de los Indignados o el del DRY (Democracia Real Ya), tal se hacen llamar. No hay nada que entender, en realidad. Su manifiesto es lo de menos. Ni siquiera es propiamente eso mismo, sino la suma de deseos por un mundo mejor. Tan bonito como gratuito. Tan ingenuo como peligroso. Tan decoroso como ineficaz. Bien está que se critique el sistema por injusto. Sin embargo, sorprende la petición de reformar la ley electoral para hacer de todo el país circunscripción única en los comicios generales. En nombre de la democracia que desean real ya mismo esa reforma dejaría sin representación a Coalición Canaria, Bloque Nacionalista Gallego, ERC, Eusko Alkartasuna, Nafarroa Bai y mermaría seriamente la de PNV y CiU. Solamente beneficiaria a Izquierda Unida y a UPyD. Curioso que los del 15-M, tan progres ellos, coincidan con lo que la ultraderecha propone desde siempre: cerrar la democracia a los nacionalistas. ¿Democracia Real Ya?

21

05 2011

Bildu y la democracia

Por ajustada mayoría, pero mayoría al fin y al cabo. El Tribunal Constitucional nos renueva así la satisfacción de vivir en un país democrático. Donde por mucho que aúlle la extrema derecha, no se puede –a pesar de esos siniestros votos contra la libertad- condenar preventivamente a una coalición preelectoral por lo que quizá pueda hacer en el futuro. Ya debió participar Sortu. Ha sido Bildu. Bien está. Así debe ser. Si por Mayor Oreja fuera, acompañado de los profesionales del victimismo organizado sedientos de beber su cuarto de hora de gloria mediática, el nazismo violento vasco nunca se acabaría. Los extremos, ya se sabe. La ultraderecha es así. La justicia sólo lo es si le favorece, si no: corrupta. Y ahora toca la tontería de la conspiración para acabar con la sacrosanta unidad española. Deberían abrir un poco los ojos. Mirando a Escocia, por ejemplo. A eso se le llama democracia. Es por demás: ellos la odian tanto como la temen.

08

05 2011